Separarse de una mascota

La tenencia de animales es un acto voluntario que debe conllevar el ser responsable del acto.

En ocasiones una persona puede encontrarse con la imposibilidad de seguir manteniendo un animal, por motivos que podríamos catalogar de fuerza mayor.

En estos casos debe buscarse una persona que pueda hacerse cargo del animal, o en caso de ser imposible dicha posibilidad, contactar con un centro de acogida a fin de que se puedan responsabilizar del animal, siempre teniendo en cuenta la normativa al respecto.

Es importante optar por una de estas dos posibilidades, ya que de lo contrario podríamos incurrir en la comisión de un delito de abandono recogido en el art. 337 bis del Código Penal, o en una infracción administrativa.

Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid la Ordenanza reguladora de la tenencia y protección de los animales (publicada en el BO. Comunidad de Madrid 31/08/2001 núm. 207 pág. 42-48) en su artículo 37.c) establece que se considerará infracción muy grave: “2. El abandono de cualquier animal”.

Vídeo

Comparte en