¿Pueden pasear nuestros animales de compañía sin correa y bozal?

Las normativas locales recogen la obligatoriedad o no de pasear con correa y bozal a nuestros animales de compañía. Podrán pasear sin dichos elementos siempre que no supongan riesgo o molestia para viandantes u otros animales, no obstante, es recomendable siempre que consultemos la normativa de nuestra localidad, ya que pueden variar en algunos aspectos o establecer algunas especificaciones.

Por regla general, las normativas locales recogen la obligatoriedad de llevar a los animales de compañía con correa, por ejemplo, en el artículo 24.2.b) de la “Ordenança sobre la Protecció, la Tinença i la Venda d'Animals” de Barcelona (publicada en el BOPB el 15-09-2014) se dispone que los animales de compañía en la vía pública y los espacios públicos deberán:

 “Ir atados por medio de un collar o arnés y una correa o cadena que no ocasionen lesiones al animal, salvo en las zonas especialmente indicadas para el ocio de los animales de compañía, así como en aquellas vías y zonas, en horarios determinados, que sean establecidas por decreto de Alcaldía. En las zonas especialmente indicadas para el ocio de los animales de compañía, podrán ir sin atar. En las zonas establecidas por decreto de Alcaldía en horarios determinados, podrán ir sin atar siempre y cuando se queden al lado de su dueño o conductor y bajo su control visual y estén educados para responder a sus órdenes verbales y se disponga del carné de tenencia cívica responsable”.

En la localidad de Madrid, la “Ordenanza reguladora de la tenencia y protección de los animales”  (publicada en el BO. Comunidad de Madrid 31/08/2001 núm. 207 pág.  42-48) regula el uso de correa y bozal, en su artículo 10 estableciendo así:

“1 En los espacios públicos o en los privados de uso común, los animales de compañía habrán de circular acompañados y conducidos mediante cadena o cordón resistente que permita su control.

2. Los animales irán provistos de bozal cuando sus antecedentes, temperamento o naturaleza y características así lo aconsejen, y siempre bajo la responsabilidad de su dueño o cuidador. El uso del bozal, tanto con carácter individual como general, podrá ser ordenado por la autoridad municipal cuando las circunstancias sanitarias o de otra índole así lo aconsejen, y mientras estas duren”.

Por lo que respecta a los perros considerados potencialmente peligrosos es obligatorio el uso de correa y bozal:

Del artículo 24.3 de la referida Ordenanza de Barcelona, se desprende que: “Los perros potencialmente peligrosos deben a) Llevar un bozal de cesta apropiado para la tipología racial y morfológica de cada animal. b) Ir atados por medio de un collar y una correa o cadena que no sea extensible y de longitud inferior a 2 metros, sin que ocasionen lesiones al animal. c) No pueden ser conducidos por menores de dieciocho años…”.

Y  la Ordenanza de Madrid, recoge en su art. 16. 2 que: “Las salidas de estos animales a espacios públicos o privados de uso común se realizarán en todo momento bajo el control de una persona responsable, mayor de edad. En el caso de los perros, será obligatoria la utilización de bozal adecuado a su tamaño y raza así como una cadena o correa resistente de menos de dos metros de longitud, no pudiendo circular sueltos en ningún supuesto y bajo ninguna circunstancia”.

Vídeo

Comparte en