¿Puede mi perro y/o gato sufrir un golpe de calor si lo dejo dentro del coche en la época de verano? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias legales de este acto?



Laia G. Aliaga y Vanesa Zaragoza*

Cuando llega el verano es bien sabido por todos que tenemos que tomar precauciones ante las altas temperaturas de los meses de estío, para evitar sufrir una insolación o un golpe de calor. Sin embargo, en ocasiones se desconoce que nuestros animales considerados de compañía son aún más vulnerables a este tipo de enfermedades que nosotros.

El golpe de calor es el nombre común de la hipertermia, un aumento patológico de la temperatura del cuerpo por encima de lo normal, cuyos efectos pueden ser temporales o irreversibles, hasta el punto de poder causar la muerte.

Por tanto, nuestro perro/gato ante una exposición excesiva de calor, podría en tan sólo 10 minutos morir dentro de un coche en la temporada de verano, porque sus sistemas de transpiración no son como los humanos, sino que únicamente eliminan el exceso de calor jadeando (con su respiración) y sudando (a través de las almohadillas de sus patas), siendo estos mecanismos insuficientes para combatir las altas temperaturas

Para el caso de que nos encontremos a un animal de compañía dentro de un vehículo con síntomas de agitación, saliva espesa, jadeo intenso, lengua oscurecida, vómitos y falta de coordinación, estaremos ante un diagnóstico de golpe de calor, por lo que deberemos actuar con la máxima rapidez posible para sacarlo de ese ambiente para darle asistencia veterinaria, y se deberá llamar a las autoridades para que acudan al lugar de los hechos.

Si el estado del perro o gato es de peligro inminente para su vida, y las autoridades se demoran, le aconsejamos que busque testigos que sostengan la valoración de los hechos, para así tomar medidas de carácter urgente para sacar el animal del coche, y colocarlo en un lugar sombreado y bien ventilado, mientras espera a que llegue la Policía o Guardia Civil.

Aunque desde un punto de vista jurídico esta conducta, de dejar al animal en un turismo expuesto a extremas temperaturas, no está especialmente contemplada en la ley, sin embargo, se puede asimilar como una falta administrativa o a cualquier de las conductas de maltrato de las que conocemos y que se pueden denunciar.

De hecho, en las Leyes sobre Protección Animal de cada una de las Comunidades Autónomas de España, encontramos conductas reflejadas equiparables al hecho que aquí nos concierne.

Por ejemplo, en el artículo 5 de la Llei de Protecció dels Animals de Catalunya se recoge la prohibición de: “d) la prohibición de mantener a los animales en instalaciones indebidas desde el punto de vista higiénico-sanitario, de bienestar y de seguridad del animal”.

Nos encontramos ante un acto por el cuál podríamos ser imputados de un delito de maltrato animal, siendo condenados incluso a prisión, como ya decretó el Juzgado de Instrucción número 16 de Valencia, quien condenó en 2014 a 10 meses de prisión a un individuo que dejó a dos perros encerrados en un turismo en la localidad de Valencia, causando el fallecimiento de uno de ellos por asfixia debido a las altas temperaturas que le causaron un golpe de calor. Además, el otro perro estuvo a punto de sufrir el mismo destino.

Otra sentencia de interés es la dictada por la SAP Baleares, con fecha 25 de mayo de 2009, por la cual se condena a la una empresa de transporte de animales a indemnizar con la suma de 7.500 euros a la propietaria de un perro, que murió bajo su custodia debido a un golpe de calor.

¿Y si alguien rompe la luna del coche para auxiliar al animal?

En el caso de presenciar el encierro de un animal en un vehículo sometido a altas temperaturas, deberemos llamar a la policía para dar el aviso. Ellos se encargarán, si es necesario, de acceder al animal por los medios que consideren.

Si la patrulla se demora y la vida o integridad física del animal corren peligro, alguien debe actuar. Para ello, se deberán buscar testigos que den fe de la intencionalidad con la que se rompió la luna del vehículo. Así, podremos evitar que prospere una denuncia contra nuestra persona por haber causado un daño al vehículo. Cuando la policía se persone, deberemos facilitar nuestros datos y explicar el motivo por el que hemos procedido a actuar sin ellos, haciendo hincapié en el riesgo para la vida del animal. Los testigos deberán dar sus datos a los agentes y reafirmar la versión de los hechos.

¿Qué ocurre en Estados Unidos por ejemplo, cuando un animal, considerado de compañía, está sufriendo un golpe de calor dentro de un vehículo?

La respuesta depende del Estado en el que se encuentre. Si tiene la suerte de estar entre los 22 Estados que contienen leyes que prohíben dejar a los animales en vehículos cerrados o, que proporcionan inmunidad para las personas que rescatan a un animal bajo ciertas condiciones, como Florida, Tennessee o Wisconsin, básicamente podrá romper la luna del vehículo para salvar la vida de la criatura, sin tener que enfrentarse posteriormente a una demanda por, daños a una propiedad ajena o por vandalismo.

Si por el contrario se ubica en un Estado que merma de tener una “Good Samaritan law”, la primera acción que ha de realizar, cuando descubra que un perro/gato está sufriendo un golpe de calor dentro de un coche es, la de llamar a las fuerzas de seguridad, al departamento de bomberos o a una oficina de control animal. Si las autoridades se demoran demasiado hasta el punto de que ello pone en riesgo la vida del animal, y Ud. decide actuar para rescatarlo, es posible que el tribunal considere que su “conducta fue racional y razonable”, porque la vida del animal se sobrepone al costo de reemplazar la ventana de un vehículo.

Para más información sobre este asunto en USA, véanse los links siguientes:

https://www.thedodo.com/dog-trapped-in-hot-car-legal-1880817582.html

http://www.kgw.com/news/tigard-police-rescue-chihuahua-from-hot-car-arrest-owner/258151829



*Abogadas, ambas con una larga trayectoria profesional, son las corresponsables de la sección Preguntas + Frecuentes de la web. Alumnas de la 5ª ed. del Master en Derecho Animal y Sociedad.


Palabras clave

Comparte en