Me voy a divorciar de mi marido, pero me ha surgido una duda. ¿Quién se quedará con mi perro? ¿Mi marido o yo? Él quiere quedárselo, pero a mí me gustaría, por lo menos, compartir la tenencia. ¿Resulta posible?


 

Sí, resulta posible la tenencia compartida de un perro. De hecho, en octubre de 2010 se tuvo en España, concretamente en Badajoz, la primera sentencia que reconoció de forma explícita la posibilidad de que un perro fuese objeto de custodia compartida. Para que ello pueda darse, deberá pedirse este extremo al juez en el proceso de divorcio.

El Juzgado de Primera Instancia número 2 de Badajoz decretaba la custodia compartida de un perro, por períodos de seis meses, propiedad de una pareja que había convivido entre 1996 y 2005. La pareja se encontró abandonado al animal en 2001; se separaron en 2005, pero la demandante seguía compartiendo el perro hasta el 2009, momento en el cual el ex-esposo pasó a quedarse en exclusiva con el animal, alegando que había sido él quien lo había encontrado años atrás.

El magistrado del Juzgado, Luis Romualdo Hernández, consideró en su sentencia que de acuerdo al Código Civil los animales tienen la naturaleza de bienes muebles (debemos recordar que a efectos jurídicos los animales son bienes) ya que pueden ser objeto de apropiación (art.610 CC). El magistrado estableció que al ser el perro un bien “indudable y esencialmente indivisible”, una de las soluciones sería que uno de los miembros de la pareja se quedara con el perro e indemnizará al otro, una posibilidad que ninguno de ellos había solicitado, por lo que “sólo cabía la alternativa de regular el disfrute del animal”.

En el juicio, se admitió como prueba de la propiedad compartida del perro la existencia de dos cartillas veterinarias y las fotografías aportadas por la demandante. Según el fallo judicial, los bienes adquiridos durante una convivencia no se convertían en comunes, ya que pertenecían a quien los había adquirido, pero en este caso existía un régimen de comunidad de bienes. Dicha resolución fue recurrida en apelación por el ex esposo, sobre la que recayó en la Audiencia Provincial de Badajoz, Sección nº 2, sentencia nº 48/2011, de fecha 10 de febrero, cuyo fallo judicial desestimaba el recurso de apelación y confirmaba la resolución impugnada.

Vídeo

Comparte en