ICALP publica el vol. 10/4 (2019) de dA. Derecho Animal (Forum of Animal Law Studies)

ICALP publica el vol. 10/4 (2019) de dA. Derecho Animal (Forum Of Animal Law Studies)

Equipo Editorial
dA. Derecho Animal (Forum of Animal Law Studies)

Enlace a la revista

Como nuestros lectores probablemente ya saben, la revista dA. Derecho Animal (Forum of Animal Law Studies) ha celebrado este año su décimo aniversario. La fundé yo misma, en 2009, para dar voz a ciertos seres vivos olvidados: los animales. Cuando empecé a trabajar en este campo emergente del Derecho, la expresión "Derecho Animal" no se aceptaba en el ámbito académico, ya que era novedosa y resultaba extraña. No fue fácil iniciar este proyecto, pero valió la pena hacerlo. En efecto, con el pasar de los años, constaté que la actitud de mucha gente hacia los animales iba cambiando. Poco a poco, la expresión “Derecho Animal” se estaba convirtiendo en una referencia para llamar por su nombre a este nuevo campo jurídico, que abarca toda la complejidad del mundo contemporáneo. Por eso, desde el primer momento, decidí mirar más allá del ámbito de la Facultad de Derecho para implicar a los colegas de otras Facultades de la UAB, y de otras universidades españolas y extranjeras.
En este volumen conmemorativo de nuestros primeros 10 años, hemos reproducido una antigua costumbre académica, propia de las revistas mas reconocidas. A saber,  en cada volumen de los cuatro que hemos publicado en 2019, hemos incorporado, como Editor Invitado, a algunos miembros de nuestro distinguido Consejo Asesor, el resultado ha sido brillante y muy satisfactorio: David Favre, State University of Michigan (vol.10/1), Alex Bruce, Australian National University (vol 10/2), Riccardo Cardilli, Università di Roma “Tor Vergata” y Martí Pumarola i Batlle Universitat Autònoma de Barcelona (vol 10/3) y Anne Peters Max-Planck Institut für Comparative Public Law and International Law (vol 10/4).

Hemos celebrado el decimo año de vida de la revista siguiendo esta vocación interdisciplinar y global. También este año, la revista ha reunido a expertos de varias disciplinas: juristas, veterinarios, biólogos, etólogos, filósofos, periodistas y otros profesionales. Son autores que pertenecen a instituciones y países de todo el mundo, lo que añade una pizca de cosmopolitismo cultural a la revista. A través de la evaluación externa por pares, nos esforzamos por asegurar la calidad de lo que se publica. El diálogo entre autores y editores siempre ha sido fecundo para los avances de la investigación:  hemos asistido y personificado un verdadero debate sobre las evaluaciones externas, que, precisamente por ello, nos han aportado una gran riqueza intelectual. Todo ha ido discurriendo dentro de un espíritu de auténtico respeto a la libertad y a la labor de cada investigador, lo que a veces -todo hay que decirlo- resulta complicado, ya que no existen cuestiones tan claramente  definidas y seguras como se podría pensar: hay grandes matices entre el blanco y el negro de una afirmación. Esa es la esencia del debate académico!.

Este volumen conmemorativo está dedicado a algunas temas relevantes: uso, abuso y estatuto jurídico de los animales. El pregunta principal que lo atraviesa y unifica es qué posición deberían ocupar los animales dentro del mundo jurídico. Después de muchos años de investigación, estoy convencida de la urgencia y de la necesitad de adoptar reformas legislativas que tengan en cuenta los intereses propios de los animales, que no son “cosas”, sino seres vivos, seres sentientes, como reconoce y afirma la ciencia. Solo un cambio de estatuto, que los posicione como les corresponde conforme a derecho, que les otorgue la posición justa y ajustada a derecho (ius), podrá hacer avanzar el trabajo de quienes actúan para protegerlos de los malos tratos y para cambiar o mejorar su condición dentro de nuestras familias y en el seno de la sociedad.

Aunque Austria, Alemania y Suiza lideraron el movimiento que ha contribuido a mejorar la condición jurídica de los animales, los dos avances más relevantes de esta década han sido la modernización del Código Civil de Francia (2015) y del de Portugal (2016), que han cambiado la posición jurídica de los animales, que permanecían dentro de la categoría de cosas en propiedad -indiferenciados hasta ahora de las cosas inertes-, para reconocerlos como “seres vivos dotados de sensibilidad (“sentient beings”). Estas reformas son coherentes con el art. 13 del TFUE, que, a pesar de sus limitaciones, obliga a los Estados miembros de la Unión Europea a incorporar a su ordenamiento jurídico los principios de la sentiencia de los animales, basados en la evidencia científica, lo que implica una revisión del principio mismo de propiedad, que -a pesar de lo que se pueda pensar-, no ha sido nunca estático e inamovible a través de los siglos, sino flexible y adaptable a las necesidades sociales.

He denominado a este movimiento la "Descosificación" de los animales, lo que la sentencia de 27 de mayo de 2019 del Juzgado de Primera Instancia nº 9 de Valladolid, ha tenido en cuenta por primera vez, como se comenta en este número. Si bien en nuestro ordenamiento la labor de los jueces no puede suplir a la del legislador, cabe, no obstante, reconocer y dar a conocer, los esfuerzos que abogados y jueces hacen para solucionar los problemas de las crisis matrimoniales y su incidencia en los animales de compañía y para hacer avanzar la aplicación del Derecho en beneficio de los animales. También por eso, es necesario modificar cuanto antes el Código Civil español. Con este cambio se deberán también tener en cuenta los aspectos de Derecho Internacional Privado, pues pueden surgir conflictos de leyes.

En este sentido, no hay que olvidar, la propuesta legislativa que pretendía cambiar la consideración de los animales en nuestro Código civil, para  reconocerlos como “seres vivos dotados de sensibilidad” en lugar de cosas, que fue aprobada por unanimidad en el Congreso de los Diputados (2017-2019), pero la convocatoria de las Elecciones Generales del 28 de abril de 2019 interrumpió esta reforma, que sigue siendo imprescindible, a pesar de todas las  incertidumbres que surgen del nuevo escenario político.

Revista Derecho Animal

 

Comparte en