He visto objetos en una tienda que parecen estar hechos de piel de animales como el perro o el gato. ¿Puede ser?



Efectivamente. Estos artículos son fabricados en Asia (China o Tailandia) y pueden llegar a la Unión Europea como si fuesen de inexistentes especies (sobaki, chacal asiático, lobo chino, o perro asiático del desierto), así pues, no son fácilmente distinguibles de otros tipos de pieles o materiales sintéticos. En algunos casos sólo un análisis de ADN podría probar su verdadero origen.

Las condiciones de cría y muerte de estos animales son extremadamente crueles, por ello, ante estas situaciones tenemos que dirigirnos a las autoridades públicas para denunciar la venta de estos productos.

En el marco de la Unión Europea, el Reglamento (CE) nº 1523/2007, de 11 de diciembre de 2007, prohíbe la comercialización y la importación a la Comunidad, o exportación desde esta, de pieles de perro y de gato y de productos que las contengan. Esta prohibición de pieles de perro y de gato rige en la Unión Europea desde el 31 de diciembre de 2008.

Ver en la base de datos: “perros”; “gatos”; “animales de peletería”.


Comparte en