FAQ

Mostrando 1 - 44 de 44


 

Alimentar a los animales que podamos encontrar en la calle es una acción que viene regulada por las ordenanzas municipales de cada municipio. Así pues, no existe una normativa estatal, sino que tendremos que conocer la de nuestro municipio para saber qué podemos o no hacer exactamente.

Aun así, es importante destacar que por lo general no se prohíbe el alimentar por ejemplo a los gatos que podamos encontrar en la calle, siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos o factores sanitarios.

Ahora bien, lo mejor es que estén atendidos por aquellas personas que tienen las competencias atribuidas para ello, que serían los Ayuntamientos o grupos de voluntariado. De ese modo se puede llevar a cabo un mayor control de las colonias callejeras, proporcionando a los gatos que las forman vacunas y alimentación.

Por ejemplo, podemos destacar en el artículo 11.4 de la Ordenanza reguladora de la tenencia y protección de los animales de Madrid donde se establece:

'Por razones de salud pública y protección al medio ambiente urbano, se prohíbe el suministro de alimentos a animales vagabundos o abandonados, así como a cualquier otro cuando de ello puedan derivarse molestias, daños o focos de insalubridad. Los propietarios de inmuebles y solares adoptarán las medidas oportunas al efecto de impedir la proliferación en ellos de especies animales asilvestradas o susceptibles de transformarse en tales, siempre que estas medidas no supongan sufrimientos o malos tratos para los animales implicados.'


-

Ver vídeo explicativo
 Ver capítulo entero en la web de

Palabras clave
Alimentar a animales callejeros, Control de colonias, Vídeo
No. Está prohibido mantener a los perros atados durante la mayor parte del día o limitarles de forma duradera el movimiento que les es necesario. Ver en base de datos: “animal de compañía”; “perros”; “maltrato”; “prohibiciones”.

Hay que denunciar este tipo de situaciones ante las autoridades públicas responsables. Ver en base de datos: “abandono”; “sanciones”; “código penal”.
Palabras clave
Maltrato animal

El poseedor de un animal es responsable de los daños que este produzca, aunque se le escape o extravíe el animal. Así lo recoge con carácter general el artículo 1905 del Código Civil a cuyo tenor:

“El poseedor de un animal, o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Sólo cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido”.

El poseedor del animal no tiene que ser necesariamente su propietario. Será responsabilidad de la persona bajo cuya custodia se encuentre el animal en el momento en el cual se produce el hecho dañoso. Se trata de una responsabilidad objetiva, deriva así de la mera tenencia o custodia del animal.

La responsabilidad por daños causados por animales, la encontramos también recogida en las normativas autonómicas. Por ejemplo, en el artículo 12.1 de la Llei de Protecció d’animals de Catalunya se establece que:

“La persona posseïdora d’un animal, sens perjudici de la responsabilitat subsidiària de la persona propietària, és responsable dels danys, els perjudicis i les molèsties que ocasioni a les persones, a altres animals, a les coses, a les vies i espais públics i al medi natural en general, d’acord amb el que estableix la legislació civil aplicable”.

Otro ejemplo, lo encontramos en el artículo 28 de la Ley 1/93 de 13 de abril de 1993 de Protección de los Animales Domésticos y Salvajes en Cautividad, en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Galicia el cual regula:

“El poseedor de un animal, sin perjuicio de la responsabilidad civil subsidiaria del propietario, será responsable de los daños, perjuicios y molestias que ocasione a las personas, animales, cosas, espacios públicos o al medio natural en general, de acuerdo con lo establecido en el artículo 1905 del Código Civil”

Por todo ello, es recomendable contratar un seguro de responsabilidad civil, ya sea haciendo una extensión, en el seguro del hogar, a la responsabilidad que genere el animal; o, contratando alguno de los seguros específicos que han creado para tal fin las casas aseguradoras.



- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de
Palabras clave
Responsabilidad civil, Poseedor/propietario, Seguros de responsabilidad civil, Vídeo

Según el  Reglamento (UE) nº 576/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo de 12 de junio de 2013, relativo a los desplazamientos sin ánimo comercial de animales de compañía, los requisitos exigidos para viajar con nuestras mascotas son:

  • Ir acompañados de sus dueños o representantes.
  • Ir identificados, por medio de un microchip homologado.
  • Tener su propio pasaporte europeo sellado y firmado por un veterinario colegiado. Éste documento tiene un número único (código ISO de cada país), y los datos del propietario, DNI, domicilio, ciudad de residencia y país. También incluye el nombre de la especie, sexo, raza, edad, nº de chip electrónico del animal y la relación de las vacunas.
  • Certificado sanitario, donde conste que está debidamente vacunado contra la rabia.

Los anteriores documentos son expedidos en inglés y en el idioma oficial del país de la UE en el que sean emitidos.

Las clínicas veterinarias son el organismo autorizado para la expedición de los pasaportes.


Palabras clave
Viajar con animales
Sí, la Ordenanza sobre el uso de las vías y de los espacios públicos en Barcelona, acordada por el Consejo Plenario del Ayuntamiento, establece en el artículo 63.1.e) que, llevar a cabo prácticas abusivas, discriminatorias o degradantes hacia personas o animales en las vías públicas de Barcelona constituye una infracción, estableciéndose una multa de hasta 1800€, puesto que tiene consideración de infracción muy grave.
Palabras clave
Maltrato animal


Los veterinarios, igual que los médicos, pueden incurrir en una mala praxis. Por lo tanto, se les podrá exigir responsabilidad civil. La mala praxis o mala práctica se puede derivar de errores en el diagnóstico, deficiencias en el tratamiento farmacológico, de inmunoterapia o quirúrgico, la prevención y control de enfermedades, etcétera que pueden causar daños, a veces irreversibles o mortales, en nuestros animales de compañía.

El propietario/poseedor del perro tiene derecho a reclamar frente a los tribunales, puesto que existe una responsabilidad profesional del veterinario, de carácter civil, que resulta plenamente exigible y que está amparada por el derecho.

La responsabilidad civil (artículos 1101 y 1902 del Código Civil, ) implica el deber u obligación de indemnizar a quienes se hayan visto perjudicados o dañados por una acción u omisión negligente, pero que no revista ningún carácter delictivo. Tal tipo de responsabilidad civil difiere de la responsabilidad penal, derivada de delito, tal como está reflejado en nuestro Código Penal (artículos 337 y 632).

La reclamación del propietario del animal que ha sufrido un daño y/ o perjuicio derivado tiene que probar que el mismo se produjo durante la actuación veterinaria. Por ello, la Jurisprudencia emanada de los Tribunales (ver Nota aclaratoria, al final), en materia de responsabilidad civil veterinaria, exige que el reclamante pruebe los siguientes requisitos:
  • La producción de un daño o perjuicio y su cuantificación.
  • La acción u omisión negligente de la actuación profesional del veterinario, contra quién se ha emprendido la reclamación de responsabilidad (por ejemplo, veterinario que suministra una cantidad excesiva de anestesia al perro ).
  • La existencia de un nexo causal entre el daño y/o perjuicio sufrido y la negligencia cometida por el veterinario (por ejemplo, el perro no hubiese muerto, si el veterinario no le hubiese puesto una cantidad de anestesia que duplicaba la necesaria).


NOTA ACLARATORIA:
-Las siguientes sentencias, recogidas en nuestra Base de Datos, se refieren a la mala praxis veterinaria:
  • SAP de Barcelona 149/2008, de 13 de marzo.
  • Sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm.10 de Barcelona, de 25 de enero de 2007.
  • SAP de Valencia 577/2009, de 13 de febrero.

-También se encuentran referencias, en los siguientes Comentarios de Sentencia publicados en la web:
  • Sentencia 149/08, de trece de marzo, Audiencia Provincial de Barcelona, Sección decimosexta.
  • Sentencia 577/2009 de 14 de octubre de 2009, Audiencia Provincial de Valencia, sección 11ª.

-Además, en el Editorial del mes de marzo de 2010: La herencia de los animales de compañia , hay una referencia al valor de afección en las condenas por responsabilidad derivada de daños causados a los animales; ver especialmente, nota 7.
Palabras clave
Mala praxis veterinaria


En general, no es recomendable la tenencia de animales exóticos, ya que gran número de estos animales proceden del medio natural y las condiciones de adaptación son muy severas, y alguno de los cuales están en peligro de extinción, por lo que es muy importante tener presente los requerimientos legales de su tenencia y comercialización.

El propietario/poseedor de un ejemplar de animal exótico es el responsable del animal durante toda su vida y por lo tanto deberá asumir las responsabilidades y obligaciones que de ello se deriven (bienestar, estado sanitario y de salud y control y responsabilidad legal ante terceros).

En general, la persona poseedora de animales salvajes o de animales de compañía exóticos cuya tenencia está permitida y que, por sus características, puedan causar daños a las personas, a otros animales, a las cosas, a las vías y los espacios públicos o al medio natural debe mantenerlos en cautividad de manera que se garanticen las medidas de seguridad necesarias. Hay que tener en cuenta que en ningún caso se pueden liberar esta clase de animales exóticos en la naturaleza. Asimismo, no puede exhibirlos ni pasearlos por las vías y los espacios públicos y debe tener suscrita una póliza de seguro de responsabilidad civil.

Ver en base de datos: “animal exótico”; “animal salvaje”; “CITES”, así como las siguientes disposiciones normativas sobre comercio y tenencia de especies protegidas según CITES:

Reglamento nº 338/97 CITES versión consolidada.
Resolución de 17 de junio de 2009 CITES.
Real Decreto 1333/2006 destino especies CITES.

Y las que hacen referencia, a nivel estatal, a animales potencialmente peligrosos:

Ley 50/1999 animales potencialmente peligrosos.
Real Decreto 287/2002 animales potencialmente peligrosos 


Palabras clave
Animales exóticos

A continuación, se responden las siguientes preguntas: 

¿Tengo que denunciar si presencio un maltrato a un animal?
¿Cómo se denuncia el maltrato animal?


Se pueden interponer dos tipos de denuncias, según los hechos perpetrados: denuncia administrativa y denuncia penal.

DENUNCIA ADMINISTRATIVA

La forma más efectiva de poner en conocimiento del órgano competente una infracción administrativa en materia de protección de los animales es por medio de una denuncia administrativa.

Las infracciones administrativas están enumeradas en la Ley de protección de los animales de cada CCAA (así como en el resto de normativa de aplicación sobre esta materia). Todos los ciudadanos tienen el derecho y el deber de informar, a la Administración competente, de las infracciones o vulneraciones del ordenamiento jurídico de las que tuvieren conocimiento.

En el caso del derecho administrativo, cualquier ciudadano puede denunciar los hechos constitutivos de infracción administrativa y la Administración competente tiene la obligación de actuar, aunque no de iniciar un expediente sancionador, pero sí de tomar en consideración la puesta en conocimiento de unos hechos presuntamente constitutivos de infracción administrativa, realizando las actividades de instrucción pertinentes, recabando por ejemplo el auxilio de la Policía Local para investigar esos hechos denunciados, para, en su caso, acordar la iniciación de un procedimiento administrativo sancionador.

La denuncia puede interponerse ante el organismo administrativo competente en materia de protección de los animales o ante los cuerpos de seguridad especializados, para que levanten Acta de los hechos (Guardia Civil -Seprona-, policía nacional, autonómica y local).

Si la Administración, debido a la elevada carga de trabajo o la propia dinámica de actuación, no realiza actividad alguna ante la presentación de una denuncia administrativa puede afirmarse que tal comportamiento no se ajusta a Derecho y el denunciante puede interponer recurso contencioso-administrativo una vez transcurrido el plazo máximo de resolución para el procedimiento correspondiente. 

Las actuaciones que constituyen infracción administrativa, junto con las correspondientes sanciones, están recogidas en diversas normativas legales de protección de los animales. La sanción administrativa suele ser una multa económica, aunque en ocasiones puede suponer la adopción de otras medidas, como son: 

  • El decomiso de los animales objeto de infracción.
  • El decomiso de las artes de caza y de los instrumentos con los cuales se ha llevado a cabo la infracción. 
  • El cierre temporal de las instalaciones, locales o establecimientos respectivos. 
  • La inhabilitación temporal para la tenencia de animales.
  • La inhabilitación temporal para el ejercicio de la actividad.
  • La retirada cautelar de las autorizaciones.

Igualmente, la imposición de cualquier sanción no excluye la responsabilidad civil y la eventual indemnización de daños y perjuicios que pudiera corresponder a la persona sancionada. 

Las personas o asociaciones denunciantes tienen derecho a saber el estado de tramitación.

Modelo de denuncia administrativa (word)


LA DENUNCIA PENAL

Una de las manifestaciones del deber de colaborar en la persecución de la delincuencia es la formulación de denuncias a través de la denuncia penal.

Así, por lo general, los que presencien un hecho delictivo o de cualquier forma tuvieren conocimiento de la existencia de un delito (con excepciones: por ejemplo, no tiene esta obligación el cónyuge, los ascendientes o descendientes del delincuente), están obligados a denunciar el hecho penalmente, es decir, a hacer una declaración para poner en conocimiento del Juez, el Ministerio Fiscal o la policía o Guardia Civil, de unos hechos que pueden constituir delito.

Una vez formalizada la denuncia, se procederá a comprobar la veracidad de los hechos denunciados, aunque la responsabilidad de determinar si es o no es un delito penal recae sobre el Juez o el Tribunal pertinente que haya de conocer de los hechos presuntamente delictivos.

Si se interpone la denuncia ante las fuerzas de seguridad y entienden que los hechos denunciados son constitutivos de delito, remitirán el atestado que hayan confeccionado tras la investigación de los hechos al Juzgado para que le dé el trámite correspondiente y se celebre el juicio correspondiente tras el cual se dictará sentencia.

Si la situación de la que tuviéramos conocimiento es de extrema gravedad y puede peligrar la vida o suponer un riesgo inminente para el animal, o si contemplamos un supuesto de maltrato que se está realizando en ese mismo instante, lo procedente es llamar de inmediato a las autoridades para que se personen de inmediato en el lugar de los hechos y luego interponer la denuncia. 


La denuncia penal se interpondrá en los casos en los que se considere que se vulnera algún precepto del Código Penal en materia de protección de los animales:

Las sanciones penales pueden consistir en: 

Delito (artículos 334-337 y 337 bis del Código Penal): Penas de prisión;  Inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar; inhabilitación especial de tres meses a un año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

Todo ello, sin perjuicio de la indemnización por daños y perjuicios que puede fijar el Juez si lo hemos solicitado expresamente en el escrito de denuncia. 

Aunque el Código penal no lo contemple de forma expresa, es conveniente, en su caso, pedir el decomiso de los animales objeto de maltrato para que el juez pueda valorar acordar esta medida, como ha sucedido en recientes ocasiones. 

Las personas o asociaciones denunciantes tienen derecho a saber el estado de tramitación. 

Modelo de denuncia penal (word)

Palabras clave
Denuncias
Las primeras horas son cruciales, aunque ello no significa que debamos perder la esperanza (hay animales que reaparecen incluso meses tras haberse perdido). Por ello, deberemos ser diligentes y actuar con rapidez.

Lo primero que recomendamos hacer es colgar carteles, insertar anuncios, contactar con las clínicas veterinarias de la zona, contactar con las asociaciones de protección animal de la zona, etc., incluyendo en todo ello siempre fotografía de calidad del animal, descripción de sus peculiaridades físicas, nombre, número de microchip y todo aquello que creamos conveniente.

A la vez, debes contactar con la policía local para interponer la correspondiente denuncia (a efectos de aumentar las posibilidades de encontrarlo, pero también para acreditar que no se trata de un abandono por tu parte). También es pertinente consultar con el Ayuntamiento si existe alguna entidad encargada de la recogida de animales de compañía abandonados de la zona y, de ser así, notificarles la pérdida.

Es imprescindible, para que el animal pueda ser recuperado más fácilmente, que esté identificado.

Ver en base de datos: “animal de compañía”; “identificación”, “recogida de animales”.
Palabras clave
Animales perdidos y abandonados


La competencia para la recogida de animales abandonados es municipal (en ocasiones, servicio que se encuentra mancomunado y, por ello, un centro se encarga de recoger animales de los municipios colindantes).

Hay que poner en conocimiento el hallazgo del animal ante el Ayuntamiento o la policía local, para que procedan a su identificación a través de sus medios o de un veterinario y, tras localizar el propietario, deberá ser recuperado el animal por su dueño.

En el caso de no ser posible localizarlo o de no encontrarse el animal identificado, deberán la policía local o el Ayuntamiento tramitar su ingreso en un centro para animales abandonados o perdidos. En ocasiones será un centro municipal o, de existir convenio entre el Ayuntamiento y alguna asociación protectora de animales, podrá tramitarse el ingreso del animal en un refugio.

Si se acredita que es un caso de abandono, deberá formularse denuncia penal. Le recomendamos que ofrezca siempre sus datos para poder acudir como testigo en el caso de tramitarse la denuncia penal.

Ver en base de datos: “abandono”; “sanciones”; “código penal” y “recogida de animales”.
Palabras clave
Animales perdidos y abandonados


Efectivamente. Estos artículos son fabricados en Asia (China o Tailandia) y pueden llegar a la Unión Europea como si fuesen de inexistentes especies (sobaki, chacal asiático, lobo chino, o perro asiático del desierto), así pues, no son fácilmente distinguibles de otros tipos de pieles o materiales sintéticos. En algunos casos sólo un análisis de ADN podría probar su verdadero origen.

Las condiciones de cría y muerte de estos animales son extremadamente crueles, por ello, ante estas situaciones tenemos que dirigirnos a las autoridades públicas para denunciar la venta de estos productos.

En el marco de la Unión Europea, el Reglamento (CE) nº 1523/2007, de 11 de diciembre de 2007, prohíbe la comercialización y la importación a la Comunidad, o exportación desde esta, de pieles de perro y de gato y de productos que las contengan. Esta prohibición de pieles de perro y de gato rige en la Unión Europea desde el 31 de diciembre de 2008.

Ver en la base de datos: “perros”; “gatos”; “animales de peletería”.


Palabras clave
Venta de artículos de piel de perro y gato
No. Está prohibido hacer donación de un animal como premio, recompensa, gratificación o regalo de compensación. Ver en base de datos: “animal de compañía”; “prohibiciones”.
Palabras clave
Los animales en los medios de comunicación
Sí. Debemos dirigirnos al establecimiento donde lo adquirimos con la documentación acreditativa de la compra y reclamar tanto verbalmente, como mediante hoja de reclamaciones oficial, ya que los animales se deben vender sin que padezcan enfermedades hereditarias diagnosticables.

Ver en base de datos: “animal de compañía”; “venta”; “núcleo zoológico” o “criadores”.

Igualmente, el Código Civil regula esta situación de manera genérica:
Real Decreto de 24 de julio de 1.889 código civil.

En el caso de desacuerdo, podemos dirigirnos a la oficina municipal o comarcal de información al consumidor, donde nos informarán del procedimiento más adecuado para reclamar. Además, también podemos acudir a un abogado para que nos asesore del procedimiento judicial más adecuado y de la viabilidad de nuestro caso.

Lo fundamental en este asunto será la prueba, motivo por el cual debemos conservar todos los informes veterinarios y las facturas del tratamiento, así como en el caso de defunción, llevar a cabo una necropsia de nuestro animal.
Palabras clave
Adquisición y adopción de animales de compañía


Sí, resulta posible la tenencia compartida de un perro. De hecho, en octubre de 2010 se tuvo en España, concretamente en Badajoz, la primera sentencia que reconoció de forma explícita la posibilidad de que un perro fuese objeto de custodia compartida. Para que ello pueda darse, deberá pedirse este extremo al juez en el proceso de divorcio.

El Juzgado de Primera Instancia número 2 de Badajoz decretaba la custodia compartida de un perro, por períodos de seis meses, propiedad de una pareja que había convivido entre 1996 y 2005. La pareja se encontró abandonado al animal en 2001; se separaron en 2005, pero la demandante seguía compartiendo el perro hasta el 2009, momento en el cual el ex-esposo pasó a quedarse en exclusiva con el animal, alegando que había sido él quien lo había encontrado años atrás.

El magistrado del Juzgado, Luis Romualdo Hernández, consideró en su sentencia que de acuerdo al Código Civil los animales tienen la naturaleza de bienes muebles (debemos recordar que a efectos jurídicos los animales son bienes) ya que pueden ser objeto de apropiación (art.610 CC). El magistrado estableció que al ser el perro un bien “indudable y esencialmente indivisible”, una de las soluciones sería que uno de los miembros de la pareja se quedara con el perro e indemnizará al otro, una posibilidad que ninguno de ellos había solicitado, por lo que “sólo cabía la alternativa de regular el disfrute del animal”.

En el juicio, se admitió como prueba de la propiedad compartida del perro la existencia de dos cartillas veterinarias y las fotografías aportadas por la demandante. Según el fallo judicial, los bienes adquiridos durante una convivencia no se convertían en comunes, ya que pertenecían a quien los había adquirido, pero en este caso existía un régimen de comunidad de bienes. Dicha resolución fue recurrida en apelación por el ex esposo, sobre la que recayó en la Audiencia Provincial de Badajoz, Sección nº 2, sentencia nº 48/2011, de fecha 10 de febrero, cuyo fallo judicial desestimaba el recurso de apelación y confirmaba la resolución impugnada.



- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de
Palabras clave
Tenencia compartida, Relaciones afectivas, Vídeo


Durante una época, por razón de moda o de estética, hemos podido ver en animales mutilaciones. Desde orejas recortadas en perros, como uñas extirpadas en gatos. Ahora bien, es importante tener presente que está expresamente prohibida la mutilación de cualquier tipo en los animales.

Podríamos cuestionarnos si un veterinario puede practicar una mutilación como parte del encargo del propietario de un animal, pero debemos ser conocedores de la existencia de sanciones graves para todos aquellos que incumplan esta prohibición.

Únicamente existe una excepción y es la prevista para intervenciones efectuadas con asistencia veterinaria en caso de necesidad terapéutica, para garantizar su salud o para limitar o anular su capacidad reproductiva.

Ello viene recogido en las diferentes normas autonómicas. Así pues en el artículo 5.e) del Decreto 2/2008 por el que se aprueba la Ley de protección de los animales en Catalunya se establece:

'Quedan prohibidas las actuaciones siguientes respecto a los animales: […]e) Practicarles mutilaciones, extirparles uñas, cuerdas vocales u otras partes u órganos, salvo las intervenciones efectuadas con asistencia veterinaria en caso de necesidad terapéutica, para garantizar su salud o para limitar o anular su capacidad reproductiva. Por motivos científicos o de manejo, se podrán realizar dichas intervenciones previa autorización de la autoridad competente'.

Y, por ejemplo en el artículo 2.2 de la Ley 1/1990, de 1 de febrero, de protección de los animales domésticos en la Comunidad Autónoma de Madrid, se regula:

'e) Se prohíbe: […] Practicarles mutilaciones, excepto las controladas por los veterinarios en caso de necesidad, o por exigencia funcional'. 



- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de
Palabras clave
Mutilaciones estéticas, Mutilaciones por motivos científicos, Vídeos
Tener al animal correctamente identificado y cumplir con estas obligaciones, no sólo nos asegura poder recuperarlo frente a un posible caso de pérdida o robo, sino que además ayuda a hacer el cálculo de la población de los animales de compañía en cada lugar, lo cual contribuye a que se responda mejor frente a las necesidades de nuestros compañeros y amigos.

Podemos encontrar dicha obligatoriedad en las normativas municipales, a modo de ejemplo, en el artículo 18 de la Ordenanza sobre la protección, la tenencia y la venta de animales de Barcelona se recogen las obligaciones de los propietarios y poseedores de animales de compañía, a tenor de su apartado 1, los siguientes requisitos:

“Las personas propietarias o poseedoras de animales de compañía están obligadas a:
  1. Identificarlos electrónicamente con un microchip homologado de forma indeleble y proveerse de una cartilla sanitaria oficial, de manera previa a su inscripción en el Registro censal municipal.
  2. Inscribirlos en el Registro censal municipal, dentro del plazo de tres meses desde el nacimiento del animal o de treinta días desde la fecha de adquisición, cambio de residencia del animal o traslado temporal durante un periodo superior a tres meses en el término municipal de Barcelona. El propietario o poseedor deberá acreditar la identificación del animal, presentar el documento acreditativo entregado por la entidad responsable de la identificación y comunicar los datos del propietario o poseedor relativos al nombre y apellidos, domicilio, teléfono y DNI, y los datos del animal relativos a la especie, raza, sexo, fecha de nacimiento, código de identificación y domicilio habitual del animal, así como también otros datos que se puedan establecer por decreto de Alcaldía o de la Comisión de Gobierno.
  3. Notificar al Registro censal municipal, en el plazo de un mes, la baja, la cesión o el cambio de residencia del animal y cualquier otra modificación de los datos que figuren en este censo. La baja por defunción se deberá acreditar mediante la aportación de fotocopia del documento de identificación de propietario o poseedor, o mediante el correspondiente certificado veterinario o autoridad competente.
  4. Comunicar al Registro censal municipal y al Centro Municipal de Acogida de Animales de Compañía, en el plazo de 48 horas desde que se haya tenido conocimiento de los hechos, la sustracción o pérdida de un animal de compañía con la documentación identificativa pertinente a efectos de favorecer su recuperación.”

Otro ejemplo lo encontramos en el artículo 8 de la Ordenanza reguladora de la tenencia y protección de los animales de Madrid que regula la identificación de los animales de compañía, en concreto en su apartado 1 recoge:
  1. “El propietario de un perro o gato, está obligado a instar su marcaje y solicitar que sea inscrito en el Registro de Identificación de Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid, así como en el censo municipal, en el plazo de tres meses desde su nacimiento, o de un mes desde su adquisición, así como a estar en posesión de la documentación acreditativa correspondiente.
  2. En el caso de animales ya identificados los cambios de titularidad, la baja por muerte y los cambios de domicilio o número telefónico, o cualquier otra modificación de los datos regístrales habrán de ser comunicados al Registro de Identificación de Animales de Compañía y al censo municipal en el plazo máximo de un mes.
  3. La sustracción o desaparición de un perro identificado habrá de ser comunicada al Registro de Identificación de Animales de Compañía en el plazo máximo de 10 días naturales. La falta de comunicación en dicho plazo será considerada abandono, salvo prueba en contrario.”


- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de Más que perros y gatos
Palabras clave
Chip de identificación, Inscripción en el censo, Cartilla sanitaria, Vídeo


La tenencia de perros considerados potencialmente peligrosos, requiere de una LICENCIA municipal sujeta a varias condiciones.

En el artículo 3 del Real Decreto 287/ 2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos, podemos consultar los requisitos que se le requieren al interesado para la obtención o renovación de la licencia administrativa para la tenencia de los animales considerados potencialmente peligrosos por la Ley. Estos son:

  • Ser mayor de edad.
  • Certificado negativo de antecedentes penales.
  • No haber sido sancionados por infracciones graves o muy graves con alguna de las sanciones accesorias de las previstas en el apartado 3 del artículo 13 de la Ley 50/ 1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de animales potencialmente peligrosos.
  • Certificado médico dónde se demuestre disponer de capacidad física y aptitud psicológica para la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • Acreditación de haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura no inferior a ciento veinte mil euros (120.000 €).


- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de
Palabras clave
Regulación, Requisitos para la tenencia, Vídeo


Debido a la sobresaturación de animales abandonados, y sin perjuicio al respecto de la libertad individual, te aconsejamos que lo adoptes. Puedes hacerlo en un centro de recogida municipal o en un centro gestionado por una asociación protectora de animales. Incluso algunas asociaciones sin refugio físico tramitan adopciones directamente desde su red de casas de acogida. En estos lugares puedes adoptar animales de todas las edades, tamaños y razas.

Puedes consultar qué asociaciones se encuentran registradas en tu zona acudiendo al Ayuntamiento de tu municipio y consultando su Registro de Asociaciones. Además, la Consejería de Medio Ambiente también tiene relación directa con dichas asociaciones y podrán asesorarte. También será el Ayuntamiento de tu municipio el que te indique cuál es el centro de recogida municipal que gestiona los rescates en tu zona.

En cualquier caso, la adopción de un animal ha de ser una decisión cavilada y consensuada con todos los miembros de la familia, ya que los animales son seres vivos y sintientes que necesitan cuidados, atención, tiempo e inversión económica. Debemos estar seguros de que podremos ofrecerle todo aquello que necesitará para su correcto desarrollo y para su bienestar y felicidad, antes de decidirnos a ampliar la familiar.

Ver en base de datos: “recogida de animales”; “asociaciones de protección de animales”.
Palabras clave
Adquisición y adopción de animales de compañía
La recogida de animales muertos es competencia municipal, así que hay que ponerse en contacto con el Ayuntamiento. Ver en base de datos: “recogida de animales”.

También existe la posibilidad ya en España de donar su cadáver a la ciencia, para la formación de próximos veterinarios y para la mejora de las técnicas quirúrgicas y otros tratamientos por partes de investigadores veteranos en la materia.

Para más información sobre la donación.

Por último, podemos dirigirnos al veterinario de confianza y solicitar su incineración.
Palabras clave
Muerte de animales de compañía


 

Aplicando lo establecido en nuestro ordenamiento jurídico, sólo es obligatorio asegurar a nuestro animal cuando se trate de perros clasificados como potencialmente peligrosos, excepto en Madrid (art. 6.2 Ordenanza reguladora de la tenencia y protección de los animales), que lo exige para cualquier perro.

De este modo, a nivel estatal establece el artículo 3 del Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos, la obligatoriedad del mismo.

Señalar que, son las comunidades autónomas las que determinan que razas son consideradas peligrosas en su territorio y tienen, por tanto, la obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil. Así pues, te aconsejamos echarle un vistazo a la Ordenanza de tu municipio.

Ahora bien, el no ser obligatorio no conlleva que no sea recomendable tener un Seguro de Responsabilidad Civil  para nuestros animales de compañía, que nos cubrirá ante cualquier daño material ocasionado por los mismos. También hay otros seguros en los que se pueden incluir gastos por asistencia veterinaria, sacrifico o indemnización por fallecimiento. Como podéis ver, se puede elegir una póliza de acuerdo a nuestras necesidades o costos más convenientes. Con lo cual, es recomendable contratar un seguro para nuestros animales, ya que de ese modo velaremos tanto por sus intereses como por los nuestros. 

Por último mencionar que, la documentación necesaria para poder contratar un seguro de un animal de compañía, es la de tener la cartilla de vacunación actualizada o pasaporte europeo. Además, se podrá aumentar la valía del animal asegurado, si éste es de una raza de mayor valorización, si se justifica documentalmente con: pedigrí, o con otras pruebas que nos ayuden a catalogar al animal.

 


-

 

Ver vídeo explicativo
 Ver capítulo entero en la web de

Palabras clave
Obligatoriedad correa, Obligatoriedad bozal, Vídeo
La tenencia de animales es un acto voluntario que debe conllevar el ser responsable del acto.

En ocasiones una persona puede encontrarse con la imposibilidad de seguir manteniendo un animal, por motivos que podríamos catalogar de fuerza mayor.

En estos casos debe buscarse una persona que pueda hacerse cargo del animal, o en caso de ser imposible dicha posibilidad, contactar con un centro de acogida a fin de que se puedan responsabilizar del animal, siempre teniendo en cuenta la normativa al respecto.

Es importante optar por una de estas dos posibilidades, ya que de lo contrario podríamos incurrir en la comisión de un delito de abandono recogido en el art. 337 bis del Código Penal, o en una infracción administrativa.

Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid la Ordenanza reguladora de la tenencia y protección de los animales (publicada en el BO. Comunidad de Madrid 31/08/2001 núm. 207 pág. 42-48) en su artículo 37.c) establece que se considerará infracción muy grave: “2. El abandono de cualquier animal”.


- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de
Palabras clave
Tenencia de animales, Imposibilidad mantenimiento, Vídeo

La persona poseedora de un animal, sin perjuicio de la responsabilidad subsidiaria de la persona propietaria, es responsable de los daños, perjuicios y molestias que ocasione a las personas, a otros animales, a las cosas, a las vías y espacios públicos y al medio natural en general, de acuerdo con lo que establece la legislación civil aplicable: Artículo 1905 del Código Civil: “El poseedor de un animal o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Sólo cesará esa responsabilidad de propietarios de animales en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o culpa del que lo hubiera sufrido”.

Ver en la base de datos: “animal de compañía”; “obligaciones”; “propietario”; “poseedores”.


Palabras clave
Responsabilidad civil


Maltratar a los animales, dependiendo de la gravedad, es una infracción administrativa o un delito. Ver en base de datos: “maltrato”; “sanciones”; “código penal”.

Hay que denunciar el caso, directamente o través de una Asociación de protección de los animales. Se puede presentar el escrito de denuncia a la Administración con competencias sobre animales, ante la Fiscalía o ante un Juzgado.

También se puede acudir a una Comisaría para que te tomen declaración o bien avisar a los cuerpos de seguridad (Guardia Civil -SEPRONA- o policía común o especializada). En ambos casos, remitirán el acta levantada, y en su caso informe sobre los hechos denunciados, a la Administración competente.
Palabras clave
Maltrato animal


Efectivamente, resulta posible asegurarlo. Es más, si su perro es clasificado como potencialmente peligroso por la Ordenanza de su territorio municipal, sería obligatorio tenerlo asegurado con una póliza de responsabilidad civil, tal y como se recoge en el artículo 3 del Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos.

Por regla general las siguientes razas son consideradas como potencialmente peligrosas: American Staffordshire Terrier, Pit Bull Terrier, Bullmastif, Doberman, Dogo Argentino, Dogo de Burdeos, Dogo del Tibet, Fila Brasileiro, Mastín Napolitano, Presa Canario, Presa Mallorquín, Rottweiler, Staffordchire Bull Terrier, Tosa Inu y Akita Inu. Aun así, le aconsejamos que consulte la Ordenanza de su municipio para saber qué razas y que características son consideradas potencialmente peligrosas en su localidad.

No obstante, aunque su perro no esté catalogado como potencialmente peligroso, resulta posible asegurarlo, aunque no sea obligatorio. Al adquirir un animal de compañía, en especial los animales que se prevea que han de salir mucho a la calle, la gente debería plantearse seriamente la opción del seguro. ¿Por qué? Se lo explicamos con un ejemplo, si un perro muerde a una persona, o destroza un escaparate, su dueño deberá hacer frente a los gastos, en base a la responsabilidad objetiva, que es un tipo de responsabilidad civil que se da con total independencia del sujeto responsable. Por lo tanto, resulta recomendable que asegure a su perro aunque no sea de una raza potencialmente peligrosa.

Aunque si usted vive en la Comunidad de Madrid, el seguro de responsabilidad civil es obligatorio para todos los perros, con independencia de su raza y tamaño, por lo que, en este caso, usted no podría elegir y debería contratar obligatoriamente.
Palabras clave
Animales potencialmente peligrosos


Al adquirir un animal debemos plantearnos muchas cuestiones, entre ellas la elección entre hacerlo mediante compra o mediante adopción.

Los centros de recogida de animales están saturados y cada día se sacrifican muchos, sin importar raza ni edad. Por todo ello, antes de comprar a un animal debemos valorar la posibilidad de adoptarlo. Si adoptas a un animal, además de ofrecerle una segunda oportunidad a alguien que la necesita, dejas de fomentar el comercio de vidas.

A nivel legislativo no encontramos ninguna norma legal que impida su venta, sólo algunas especificaciones referentes a la venta de animales en cuanto a la edad y capacidad del futuro comprador.

Por ejemplo en el artículo 5 de la Ley 6/1993, de 29 de octubre, de protección de los animales de Euskadi se establece:
'La prohibición de vender animales a menores de catorce años o a incapacitados sin la autorización de quien tenga la patria potestad o la custodia, así como la venta ambulante de animales fuera de los mercados y ferias autorizados, y la venta de animales a laboratorios o clínicas sin control de la Administración'.


O por ejemplo, en el artículo 5 de la Llei de protecció dels animals de Catalunya donde se establecen las siguientes prohibiciones:

'h) Venderlos a personas menores de dieciséis años y a personas incapacitadas sin la autorización de quienes tienen su potestad o su custodia.

i) Comerciar con ellos fuera de los certámenes u otras concentraciones de animales vivos y establecimientos de venta y de cría autorizados, salvo las transacciones entre las personas particulares cuando se limiten a sus animales de compañía, no tengan afán de lucro y se garantice el bienestar del animal'.

Asimismo, el artículo 24 de esta misma normativa establece los requisitos que deben cumplir los centros de venta y cría de animales.

- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de
Palabras clave
Control de venta de animales, Adopciones, Vídeo
La Ordenanza sobre la protección, tenencia y venta de los animales, acordada por el Consejo Plenario del Ayuntamiento de Barcelona el 25-07-2014, establece en su art. 15.2.i que los animales no pueden tener como alojamiento habitual los balcones, patios de luces, vehículos… (Ordenanza completa)

Por lo tanto, no le está permitido tener al perro alojado de forma habitual en el balcón. Ésta es una cuestión que, de cara a futuras ocasiones, debe analizarse antes de aceptar un animal que alguien le regala con su mejor intención, pero sin haber valorado sus circunstancias.

Lo que podemos recomendarle es que solicite ayuda a alguna asociación protectora de animales. Probablemente no sea viable que lo alojen en su refugio por la saturación de animales abandonados existente en nuestro país, pero sí podrán ayudarlo a buscar una nueva y adecuada familia para ese perro, cuyo bienestar es lo más importante. Asimismo, lo animamos a que colabore con los gastos que dichas gestiones vayan a ocasionar a la asociación, para que puedan seguir ayudando a otras personas con su mismo problema o similares.
Palabras clave
Animales en viviendas
La adquisición de un animal de compañía ha de ser responsable. En caso que realmente exista un motivo de fuerza mayor para justificar dicha decisión, hay que tener en cuenta que el abandono de los animales constituye infracción administrativa, grave o muy grave, según las leyes de protección de animal de todas las Comunidades Autónomas. Ver en base de datos: “abandono”; “sanciones”.

En estos casos, lo más aconsejable es encontrar a otra persona que se pueda hacer cargo del animal con las debidas garantías o bien contactar con una Asociación de protección de los animales para que pueda gestionar su adopción. Ver en base de datos: “asociaciones de protección de animales”.
Palabras clave
Imposibilidad de hacerse cargo de un animal


Sí, la identificación individual (implantación de microchip subcutáneo homologado / tatuaje) es obligatoria y se ha de llevar a cabo por un veterinario.

La identificación es muy importante, especialmente para casos de pérdida o robo de los animales de compañía. Cada microchip contiene un código numérico que identifica al animal y a su propietario. Cuando una clínica veterinaria, centro de recogida o acogida de animales, o bien las autoridades públicas, reciben un animal perdido, lo primero que deben hacer es, mediante un lector de microchip, identificar al animal para poder contactar con su propietario.

En caso de no disponer el animal de identificación, su recuperación será más lenta y difícil y es posible que nunca se llegue a encontrar a su propietario.

Además, es imprescindible que el animal esté chipado en el Registro de nuestra CCAA, puesto que desgraciadamente los registros no se encuentran intercomunicados y si nuestro perro, por ejemplo, está chipado en Madrid y se nos pierde viajando por Sevilla, no podrá ser identificado y no me localizarán quienes lo hayan encontrado.

Después de identificar al animal, hay que censarlo en el Ayuntamiento del municipio de residencia habitual, disponiendo de un plazo concreto desde su nacimiento o adquisición que establecen las leyes de protección animal según la Comunidad Autónoma de que se trate. Igualmente, debe comunicarse cualquier cambio de propietario, dirección, fallecimiento del animal, etc.

Estos datos son centralizados en los Registros generales de animales de compañía de cada Comunidad Autónoma.

La no identificación y la no inscripción en el censo constituyen infracciones administrativas cuyo incumplimiento conlleva una multa económica.

Ver en base de datos: “registros”; “animal de compañía”; “censo”; “identificación”; “veterinario”; “sanciones”.
Palabras clave
Identificación de los animales de compañía


NO, dicha práctica está prohibida por nuestra legislación. Partiendo del hecho que los animales no son cosas sino seres sintientes, regalar animales colisiona con la idea de tenencia responsable. La prohibición de regalar animales como premio viene regulada en las diferentes comunidades autónomas.

Por ejemplo, en el artículo 5 del Decreto 2/2008 por el que se aprueba la Ley de protección de los animales en Catalunya se regula la prohibición de: “Hacer donación de un animal como premio, recompensa, gratificación o regalo de compensación por otras adquisiciones de naturaleza diferente a la transacción onerosa de animales”. Vulnerar dicha normativa supone la imposición de una sanción leve, castigada con multa aproximada de entre 100 y 400 euros; en caso de reincidencia en el plazo de un año, será sanción grave, con multa aproximada de entre 401 euros a 2.000 euros; y, en caso de reincidir en sanción grave en el plazo de un año, será sanción muy grave, con multa aproximada de entre 2.001 euros y 20.000 euros.

En la Comunidad Autónoma de Madrid, también se recoge expresamente esta prohibición, en la Ley 1/1990, de 1 de febrero, de Protección de los Animales Domésticos, en su artículo 2.2: “f) Hacer donación de los mismos (los animales) como premio, reclamo publicitario, recompensa o regalo de compensación por otras adquisiciones de naturaleza distinta a la transacción onerosa de animales”.



- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de
Palabras clave
Regalar animales como premios, Tenencia responsable, Vídeo


Laia G. Aliaga y Vanesa Zaragoza*

Cuando llega el verano es bien sabido por todos que tenemos que tomar precauciones ante las altas temperaturas de los meses de estío, para evitar sufrir una insolación o un golpe de calor. Sin embargo, en ocasiones se desconoce que nuestros animales considerados de compañía son aún más vulnerables a este tipo de enfermedades que nosotros.

El golpe de calor es el nombre común de la hipertermia, un aumento patológico de la temperatura del cuerpo por encima de lo normal, cuyos efectos pueden ser temporales o irreversibles, hasta el punto de poder causar la muerte.

Por tanto, nuestro perro/gato ante una exposición excesiva de calor, podría en tan sólo 10 minutos morir dentro de un coche en la temporada de verano, porque sus sistemas de transpiración no son como los humanos, sino que únicamente eliminan el exceso de calor jadeando (con su respiración) y sudando (a través de las almohadillas de sus patas), siendo estos mecanismos insuficientes para combatir las altas temperaturas

Para el caso de que nos encontremos a un animal de compañía dentro de un vehículo con síntomas de agitación, saliva espesa, jadeo intenso, lengua oscurecida, vómitos y falta de coordinación, estaremos ante un diagnóstico de golpe de calor, por lo que deberemos actuar con la máxima rapidez posible para sacarlo de ese ambiente para darle asistencia veterinaria, y se deberá llamar a las autoridades para que acudan al lugar de los hechos.

Si el estado del perro o gato es de peligro inminente para su vida, y las autoridades se demoran, le aconsejamos que busque testigos que sostengan la valoración de los hechos, para así tomar medidas de carácter urgente para sacar el animal del coche, y colocarlo en un lugar sombreado y bien ventilado, mientras espera a que llegue la Policía o Guardia Civil.

Aunque desde un punto de vista jurídico esta conducta, de dejar al animal en un turismo expuesto a extremas temperaturas, no está especialmente contemplada en la ley, sin embargo, se puede asimilar como una falta administrativa o a cualquier de las conductas de maltrato de las que conocemos y que se pueden denunciar.

De hecho, en las Leyes sobre Protección Animal de cada una de las Comunidades Autónomas de España, encontramos conductas reflejadas equiparables al hecho que aquí nos concierne.

Por ejemplo, en el artículo 5 de la Llei de Protecció dels Animals de Catalunya se recoge la prohibición de: “d) la prohibición de mantener a los animales en instalaciones indebidas desde el punto de vista higiénico-sanitario, de bienestar y de seguridad del animal”.

Nos encontramos ante un acto por el cuál podríamos ser imputados de un delito de maltrato animal, siendo condenados incluso a prisión, como ya decretó el Juzgado de Instrucción número 16 de Valencia, quien condenó en 2014 a 10 meses de prisión a un individuo que dejó a dos perros encerrados en un turismo en la localidad de Valencia, causando el fallecimiento de uno de ellos por asfixia debido a las altas temperaturas que le causaron un golpe de calor. Además, el otro perro estuvo a punto de sufrir el mismo destino.

Otra sentencia de interés es la dictada por la SAP Baleares, con fecha 25 de mayo de 2009, por la cual se condena a la una empresa de transporte de animales a indemnizar con la suma de 7.500 euros a la propietaria de un perro, que murió bajo su custodia debido a un golpe de calor.

¿Y si alguien rompe la luna del coche para auxiliar al animal?

En el caso de presenciar el encierro de un animal en un vehículo sometido a altas temperaturas, deberemos llamar a la policía para dar el aviso. Ellos se encargarán, si es necesario, de acceder al animal por los medios que consideren.

Si la patrulla se demora y la vida o integridad física del animal corren peligro, alguien debe actuar. Para ello, se deberán buscar testigos que den fe de la intencionalidad con la que se rompió la luna del vehículo. Así, podremos evitar que prospere una denuncia contra nuestra persona por haber causado un daño al vehículo. Cuando la policía se persone, deberemos facilitar nuestros datos y explicar el motivo por el que hemos procedido a actuar sin ellos, haciendo hincapié en el riesgo para la vida del animal. Los testigos deberán dar sus datos a los agentes y reafirmar la versión de los hechos.

¿Qué ocurre en Estados Unidos por ejemplo, cuando un animal, considerado de compañía, está sufriendo un golpe de calor dentro de un vehículo?

La respuesta depende del Estado en el que se encuentre. Si tiene la suerte de estar entre los 22 Estados que contienen leyes que prohíben dejar a los animales en vehículos cerrados o, que proporcionan inmunidad para las personas que rescatan a un animal bajo ciertas condiciones, como Florida, Tennessee o Wisconsin, básicamente podrá romper la luna del vehículo para salvar la vida de la criatura, sin tener que enfrentarse posteriormente a una demanda por, daños a una propiedad ajena o por vandalismo.

Si por el contrario se ubica en un Estado que merma de tener una “Good Samaritan law”, la primera acción que ha de realizar, cuando descubra que un perro/gato está sufriendo un golpe de calor dentro de un coche es, la de llamar a las fuerzas de seguridad, al departamento de bomberos o a una oficina de control animal. Si las autoridades se demoran demasiado hasta el punto de que ello pone en riesgo la vida del animal, y Ud. decide actuar para rescatarlo, es posible que el tribunal considere que su “conducta fue racional y razonable”, porque la vida del animal se sobrepone al costo de reemplazar la ventana de un vehículo.

Para más información sobre este asunto en USA, véanse los links siguientes:

https://www.thedodo.com/dog-trapped-in-hot-car-legal-1880817582.html

http://www.kgw.com/news/tigard-police-rescue-chihuahua-from-hot-car-arrest-owner/258151829



*Abogadas, ambas con una larga trayectoria profesional, son las corresponsables de la sección Preguntas + Frecuentes de la web. Alumnas de la 5ª ed. del Master en Derecho Animal y Sociedad.


Palabras clave
Golpe de calor, coche, encerrado


NO, los perros son animales sociables, este confinamiento de manera permanente en un espacio reducido y sin posibilidad de establecer las relaciones sociales que enriquecen su vida, son un claro caso de crueldad gratuita. Los perros que pasan sus vidas encadenados o encerrados en un balcón no tienen suficiente libertad de movimiento, esto les provoca estrés y muchos otros perjuicios para su salud, tanto física como mental. Así pues, ello provoca al animal sufrimiento y angustia injustificada.

Estas conductas están expresamente prohibidas, se recogen en las normativas de, prácticamente, todas las ciudades de España, así como en la normativa autonómica.

Por ejemplo,  en Cataluña, el DECRETO LEGISLATIVO 2/2008, de 15 de abril, por el cual se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Protección de los Animales, recoge en su artículo 5, la prohibición de: “d) mantenerlos en instalaciones indebidas desde el punto de vista higiénico-sanitario, de bienestar y de seguridad del animal. [...]; l) mantenerlos atados durante gran parte del día o limitarles de manera duradera el movimiento que les es necesario. […]”

Otro ejemplo lo encontramos en la Ley 11/2003, de 24 de noviembre, de Protección de los Animales, de Andalucía, el cual establece en su  artículo 4.1: “c) prohibición mantenerlos en lugares o instalaciones indebidas desde el punto de vista higiénico-sanitario o inadecuadas para la práctica de los cuidados y la atención necesarios que exijan sus necesidades fisiológicas y etológicas, según raza o especie. […]; f) prohibición de mantener permanentemente atados o encadenados a los animales”.

También en la Comunidad Autónoma de Aragón, la Ley 11/2003, de 19 de marzo, de protección animal (publicada en el BOA el 26-03-2003, pág. 3956), dispone esta prohibición en su artículo 3.4: “ll) el mantener a los animales permanentemente atados […]”.



- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de « back
Palabras clave
Perjuicios para la salud del animal, Tipo de maltrato, Vídeo

Las normativas locales recogen la obligatoriedad o no de pasear con correa y bozal a nuestros animales de compañía. Podrán pasear sin dichos elementos siempre que no supongan riesgo o molestia para viandantes u otros animales, no obstante, es recomendable siempre que consultemos la normativa de nuestra localidad, ya que pueden variar en algunos aspectos o establecer algunas especificaciones.

Por regla general, las normativas locales recogen la obligatoriedad de llevar a los animales de compañía con correa, por ejemplo, en el artículo 24.2.b) de la “Ordenança sobre la Protecció, la Tinença i la Venda d'Animals” de Barcelona (publicada en el BOPB el 15-09-2014) se dispone que los animales de compañía en la vía pública y los espacios públicos deberán:

 “Ir atados por medio de un collar o arnés y una correa o cadena que no ocasionen lesiones al animal, salvo en las zonas especialmente indicadas para el ocio de los animales de compañía, así como en aquellas vías y zonas, en horarios determinados, que sean establecidas por decreto de Alcaldía. En las zonas especialmente indicadas para el ocio de los animales de compañía, podrán ir sin atar. En las zonas establecidas por decreto de Alcaldía en horarios determinados, podrán ir sin atar siempre y cuando se queden al lado de su dueño o conductor y bajo su control visual y estén educados para responder a sus órdenes verbales y se disponga del carné de tenencia cívica responsable”.

En la localidad de Madrid, la “Ordenanza reguladora de la tenencia y protección de los animales”  (publicada en el BO. Comunidad de Madrid 31/08/2001 núm. 207 pág.  42-48) regula el uso de correa y bozal, en su artículo 10 estableciendo así:

“1 En los espacios públicos o en los privados de uso común, los animales de compañía habrán de circular acompañados y conducidos mediante cadena o cordón resistente que permita su control.

2. Los animales irán provistos de bozal cuando sus antecedentes, temperamento o naturaleza y características así lo aconsejen, y siempre bajo la responsabilidad de su dueño o cuidador. El uso del bozal, tanto con carácter individual como general, podrá ser ordenado por la autoridad municipal cuando las circunstancias sanitarias o de otra índole así lo aconsejen, y mientras estas duren”.

Por lo que respecta a los perros considerados potencialmente peligrosos es obligatorio el uso de correa y bozal:

Del artículo 24.3 de la referida Ordenanza de Barcelona, se desprende que: “Los perros potencialmente peligrosos deben a) Llevar un bozal de cesta apropiado para la tipología racial y morfológica de cada animal. b) Ir atados por medio de un collar y una correa o cadena que no sea extensible y de longitud inferior a 2 metros, sin que ocasionen lesiones al animal. c) No pueden ser conducidos por menores de dieciocho años…”.

Y  la Ordenanza de Madrid, recoge en su art. 16. 2 que: “Las salidas de estos animales a espacios públicos o privados de uso común se realizarán en todo momento bajo el control de una persona responsable, mayor de edad. En el caso de los perros, será obligatoria la utilización de bozal adecuado a su tamaño y raza así como una cadena o correa resistente de menos de dos metros de longitud, no pudiendo circular sueltos en ningún supuesto y bajo ninguna circunstancia”.



- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de
Palabras clave
Obligatoriedad correa, Obligatoriedad bozal, Vídeo


Este tema está contemplado en las ordenanzas municipales sobre tenencia de animales de cada localidad.

Ver en base de datos, nivel 2, las Ordenanzas dictadas en capitales de provincia del Estado español.

Algunas ordenanzas prohíben suministrar alimento a los gatos que viven en la calle y otras lo aprueban si se cumplen algunas condiciones sanitarias.

Una alternativa es que las entidades de protección animal del municipio creen colonias controladas de gatos y se pongan en contacto con el Ayuntamiento para comunicar su existencia, para que los gatos puedan ser cuidados y alimentados debidamente por miembros de la asociación protectora de animales que se encargue de gestionar dicha colonia.

De hecho, algunos municipios ya han contemplado dicho extremo en su ordenanza municipal de tenencia animal e incluso han creado un carnet especial para quienes cuidan dichas colonias, para que puedan exhibírselo a la policía local si los increpara por ello.

Los Ayuntamientos son los responsables de recoger y controlar a los animales abandonados, perdidos o asilvestrados así que la responsabilidad de esta situación también corresponde a las Administraciones Públicas y no solo no pueden permitir que los animales se mueran de hambre, si no que tendrían que proporcionar ayuda a los asociaciones de ciudadanos para crear y gestionar colonias estables, como ya sucede en algunas ciudades.

Ver en base de datos: “recogida de animales”.
Palabras clave
Alimentar a animales callejeros


Dejar a tu animal de compañía dentro del coche en cualquier época del año puede suponer un grave riesgo para su salud e incluso para su vida, ya que sus mecanismos para batallar contra las altas temperaturas son menos eficaces que los nuestros.

Los perros eliminan el exceso de calor de su cuerpo jadeando (con su respiración) y sudando (a través de las almohadillas de sus patas y por la zona de la barriga donde tienen menos cantidad de pelaje), así que dejarlos en el interior de un coche, sobre todo en verano, puede ser para ellos un verdadero “infierno” de calor, que podría incluso causarles la muerte.

Aunque desde un punto de vista jurídico esta es una conducta no especialmente contemplada, sin embargo, se puede asimilar como una falta administrativa a cualquier de las conductas de maltrato de las que conocemos y que se pueden denunciar.

De hecho en las Leyes sobre la Protección Animal de cada una de las Comunidades Autónomas de España, encontramos conductas reflejadas equiparables al hecho que aquí nos concierne.

Por ejemplo, en el artículo 5 de la Llei de Protecció dels Animals de Catalunya se recoge la prohibición de: “d) la prohibición de mantener a los animales en instalaciones indebidas desde el punto de vista higiénico-sanitario, de bienestar y de seguridad del animal”.

También ello se dispone en el artículo 23.3 de la Ley 1/1992, de 8 de abril, de Protección de los Animales que viven en el entorno humano de les Illes Balears que concreta: “Cuando los animales de compañía deban permanecer en vehículos estacionados se adoptarán las medidas pertinentes para que la aireación y la temperatura sean adecuadas”.



- Ver vídeo explicativo
  Ver capítulo entero en la web de
Palabras clave
Riesgo para la salud, Tipo de maltrato, Vídeo
Está prohibido practicar mutilaciones a los animales de compañía, como extirparles uñas, las cuerdas vocales, la cola u otras partes u órganos, salvo las intervenciones efectuadas con asistencia veterinaria en caso de necesidad terapéutica, para garantizar su salud o para limitar o anular su capacidad reproductiva. Ver en base de datos: “animal de compañía”; “prohibiciones”.
Palabras clave
Mutilaciones

Sí, puedes viajar con tu animal de compañía en barco.

En el momento del embarque deberás presentar la cartilla sanitaria del animal en vigor.

El transporte de animales se realizará en los espacios de los buques especialmente acondicionados y habilitados para ello, a excepción de los perros-guía o de asistencia, que acompañan al pasajero en todo momento.

Para los viajes fuera del ámbito nacional, recuerda que debes llevar la documentación correspondiente exigida tanto por la Unión Europea como por las autoridades del país de destino.

Consulta la normas específicas de cada compañía antes de realizar cualquier reserva: BALEARIA, TRANSMEDITERRANEA.


Palabras clave
Viajar con animales
Sí, puedes viajar con tu animal de compañía en tren, respetando las condiciones que establezca la compañía en particular.

Por ejemplo, en España, RENFE admite el transporte de pequeños animales domésticos, siempre bajo la custodia del viajero que los lleve, si no se oponen los otros viajeros o se producen molestias a los mismos. Además, deben ir provistos de la cartilla de sanidad, y su peso máximo no ha de exceder de 10 Kg., a excepción de los perros-guía o de asistencia, que pueden acompañar al pasajero con independencia del peso del animal.
Ver en la base de datos: “perros guía y de asistencia”.
Palabras clave
Viajar con animales


Para no llevarnos malas sorpresas en el momento de subir al autobús, os recomendamos consultar las normas de cada compañía con las que vayamos a viajar.

En un principio para los transportes nacionales, los perros deben viajar en la bodega del autobús en un trasportín adecuado. Siendo el dueño quien, lo introduzca en el espacio asignado y, lo retire al terminar el viaje.

En el caso de perros-guía o de asistencia (ver en la base de datos: “perros guía y de asistencia”), así como los pequeños animales, pueden viajar en el habitáculo con su dueño, en un trasportín adecuado, siempre y cuando su comportamiento u olor no moleste a los demás pasajeros.

Cada compañía tiene sus normas y tarifas así que debemos consultarlo antes de viajar, para saber si existe un sobrecargo en el importe del billete.

En los trayectos con autobuses urbanos, la situación es similar a la anterior, sólo los animales de compañía pequeños (normalmente 10 kg) pueden viajar en la cabina con sus trasportines. Los perros-guía tienen libre acceso.

Y para los viajes de larga distancia con autobús, consulta las normas específicas de cada compañía. Es frecuente que permitan a los animales de pequeño tamaño en el compartimiento de pasajeros, siempre que se haya presentado la documentación sanitaria del animal.

Aquí os dejamos los enlaces de algunas compañías de autobuses: ALSA; AVANZABUS.


Palabras clave
Viajar con animales


Sí. En el momento de hacer la reserva como pasajero, comunica que viajarás con tu perro o tu gato (o hurón). La compañía asignará un lugar adecuado para que te acompañe en tu viaje, ya sea en cabina o en la bodega.

El día del viaje has de llevar toda la información necesaria sobre la salud del animal y documentación de identificación, incluida la cartilla de vacunación. En todo caso, los perros-guía y los perros de asistencia pueden acompañar al pasajero durante el vuelo en la cabina del avión, sin cargo alguno. No obstante, deberás tener en cuenta las regulaciones nacionales sobre perros de asistencia si viajas desde un país distinto a España, ya que estas normas pueden obligar a que el perro de asistencia viaje en bodega.

Si viajas por la Unión Europea, has de llevar el pasaporte europeo del animal emitido por un veterinario, que contiene los datos relativos a las vacunas y el estado de salud del animal.

Si realizas un vuelo internacional, tendrás que tener en cuenta los requisitos especiales que cada país exige.

Te recomendamos que consultes con un veterinario y/o con el consulado del país de destino. Igualmente, te sugerimos que consultes la información proporcionada por AENA.

Ver en la base de datos: “animal de compañía”; “pasaporte”; “transporte de animales”; “vacunación”.
Palabras clave
Viajar con animales
Hay que tener presente que la tenencia de cualesquiera animales clasificados como potencialmente peligrosos requerirá la previa obtención de una licencia administrativa, que será otorgada por el Ayuntamiento. Para obtener la licencia para la tenencia de animales potencialmente peligrosos los requisitos son los siguientes:

  • Ser mayor de edad.
  • Obtener el certificado de antecedentes penales.
  • No haber sido sancionado por infracciones relativas a la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • Obtener un certificado médico: disponer de capacidad física y aptitud psicológica para la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • Haber contratado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros.

Ver en base de datos: “animal potencialmente peligroso”.

Sin perjuicio de la normativa dictada por las Comunidades Autónomas, consultar la Ley y el Reglamento de carácter estatal:

Ley 50/1999 animales potencialmente peligrosos

Real Decreto 287/2002 animales potencialmente peligrosos
Palabras clave
Animales potencialmente peligrosos


Las obligaciones administrativas y sanitarias que tiene como propietario/poseedor de su perro/gato/hurón son las siguientes:
  1. Identificarlos electrónicamente con un microchip homologado (al menos los perros y gatos) o con tatuaje, ello debe efectuarse por un veterinario. Ver base de datos: “animal de compañía”; “identificación”.
  2. 2.- Disponer de la cartilla sanitaria. Y proporcionarles todas las vacunas y tratamientos declarados obligatorios, al objeto de garantizar su salud. Ver base de datos: “animal de compañía”; “sanidad animal”; “vacunación”.
  3. Inscribirlos en el Registro Censal municipal. Ver base de datos: “animal de compañía”; “censo”.

Si se trata de un perro considerado potencialmente peligroso, además, se debe obtener la licencia para su tenencia. Ver base de datos: “animal potencialmente peligroso”.
Todo ello, sin perjuicio de las obligaciones relativas a mantener a los animales de compañía en buenas condiciones higiénico-sanitarias, de bienestar y de seguridad, de acuerdo con las características de cada especie. Es decir, se les debe proporcionar el alimento, el agua, el alojamiento y las condiciones ambientales de espacio, ventilación, humedad, temperatura, luz, cobijo y cuidados necesarios para evitar que el animal pueda sufrir, y para satisfacer sus necesidades vitales. Ver en base de datos: “animal de compañía”; “obligaciones”; “propietario; “poseedores”.
Resaltar que, la no identificación y la no inscripción en el censo constituyen infracciones administrativas cuyo incumplimiento conlleva multas económicas.
Palabras clave
Obligaciones y prohibiciones administrativas y sanitarias

Los desplazamientos de animales de compañía están regulados por normas sanitarias comunitarias y nacionales que garantizan su salud y la de las personas.
En el caso de España, la INSTRUCCIÓN 1/2014 de la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria relativa a la introducción en España de animales de compañía sin ánimo comercial procedentes de otros Estados Miembros, armoniza las condiciones en que se deben desplazar los perros, gatos y hurones, tanto entre Estados miembros, como en la introducción desde terceros países.

Es importante verificar que el animal cumple todos los requisitos zoosanitarios, ya que su incumplimiento podría dar lugar a la inmovilización de los animales en instalaciones de cuarentena o a su reexpedición al país de origen.

Como regla general, los animales de compañía deberán:

  • Ir acompañados de sus dueños o representantes.
  • Ir identificados, por medio de un microchip homologado.
  • Tener su propio pasaporte europeo sellado y firmado por un veterinario colegiado.
  • Certificado sanitario (deberá incluir redacción al español), donde conste que está debidamente vacunado contra la rabia.
  • Ser mayor de 3 meses de edad.
  • El número máximo de animales que se pueden transportar sin ser considerados partida comercial son 5.

Respecto a los desplazamientos por la Unión Europea, te recomendamos que consultes Reglamento (UE) nº 576/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo de 12 de junio de 2013, relativo a los desplazamientos sin ánimo comercial de animales de compañía, cuyos requisitos exigidos son similares a los anteriormente descritos.

Ver en base de datos: “animal de compañía”; “pasaporte”; “transporte de animales”; “vacunación”; “sanidad animal”.


Palabras clave
Requisitos administrativos para la introducción de animales de compañía


Es importante saber que, el azufre (polvo amarillento) es un una sustancia peligrosa que puede afectar a la salud cuando es inhalado, ingerido o por contacto con la piel.

Este producto normalmente se ha utilizado con la creencia errónea de que los perros no se acercarían a la zona para olisquearla y después marcarla con su orín, pero no existe evidencia científica de su efecto repelente para evitar que los animales de compañía se acerquen para orinar en las fachadas de los edificios.

En la ciudad de Barcelona la “Ordenança del Medi Ambient” (publicada en el BOPB el 2 de mayo de 2011), en su artículo 52-5 dispone: “Abocaments prohibits: Està prohibit abocar al clavegueram municipal i a la xarxa metropolitana d’evacuació i sanejament d’aigües residuals tota classe de matèries o productes, procedents d’usos domèstics, industrials, sanitaris, comercials, de la construcció o de qualsevol altre ús, en estat líquid, sòlid o gasós…”.

Y en la localidad de Madrid, se establece en su “Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y Gestión de Residuos”, de 27 de febrero de 2009, en su artículo 13, que “está prohibido abandonar en la vía pública o, en general, en cualquier espacio público, cualquier tipo de residuo, así como realizar cualquier otra conducta que pueda ensuciar la vía o espacios públicos o ir en detrimento de su higiene y aseo”.

Además, el Catálogo Europeo de Residuos CER, recoge como residuos peligrosos aquellos que contienen sulfuros peligrosos (código 06 06 02).

Con carácter general dicha práctica está prohibida, pero debes confirmar la información en la ordenanza municipal de tu municipio, dirigiéndote a la Oficina de la Atención Ciudadana de tu Ayuntamiento. En el caso de que conocieses algún lugar donde se vierta este producto, te recomendamos que hagas fotografías e informes a la delegación de medio ambiente del Ayuntamiento en cuestión.

Por tanto, de la misma forma en la que se sancionan las deposiciones de productos químicos en la vía pública, también son sancionables las deposiciones de excrementos de nuestras mascotas si no son recogidas, y las micciones en las fachadas de los edificios y en el mobiliario urbano.

Citaremos la Ordenanza Municipal del Ayuntamiento de Barcelona (publicada en el BOPB el 15-09-2014), sobre “Protección tenencia y venta de animales”, en cuyo artículo 59.4 b) considera entre las infracciones leves “Permetre als animals domèstics efectuar les seves miccions a les façanes dels edificis i al mobiliari urbà o afectar amb les miccions, especialment de gossos i gats, els pisos confrontants, ja siguin els superiors, els inferiors o els laterals, les façanes o la via pública per no haver pres les mesures necessàries per evitar-ho”.

Asimismo, en la Ordenanza anteriormente citada de la ciudad de Madrid, se establece en su artículo 21, que “las personas que lleven animales de cualquier especie serán responsables de cualquier acción de los mismos que ocasione suciedad en las vías y espacios públicos”.

Es claro que, en caso de colisión de intereses, entre los ciudadanos que no tienen mascotas y desean vivir en un medio ambiente limpio, no puede transgredirse la protección de intereses que son superiores a los meramente individuales. El civismo empieza por un comportamiento respetuoso en todos los ámbitos.

En los Ayuntamientos de muchas ciudades alemanas (Köln, por ejemplo), donde se paga un impuesto por la tenencia de animales domésticos, se imparten cursos gratuitos -y obligatorios- para las mascotas y sus dueños. En ellos se aprenden normas básicas de comportamiento urbano y se recibe información sobre la legislación que a todos (dueños, animales, agentes de vigilancia) nos incumbe. Es una buena iniciativa: información frente a incivismo, respeto frente a barbarie.

Palabras clave
Obligaciones y prohibiciones administrativas y sanitarias
Vanesa Zaragoza Espinós*

Antes de responder a la pregunta de si los peces tienen o no ‘sentiencia’, de forma introductoria describiremos qué son estos animales. Los peces son vertebrados acuáticos, que generalmente están recubiertos de escamas que les protegen de las agresiones del medio y les ayudan a moverse con elasticidad, que usan sus aletas para desplazarse en el ambiente acuático, y están dotados de branquias para obtener el oxígeno del agua. Son los vertebrados más diversificados y numerosos, llegando a superar la cifra de 20.000 especies conocidas[1].

La presencia de estos animales acuáticos en las vidas de los humanos es palpable en diferentes ámbitos: en la alimentación, acuicultura, pesca deportiva, ornamentación, investigación y educación, por ello, es vital demostrar científicamente que estos animales pueden sentir dolor, para que sean tratados con respeto y acorde a sus necesidades.



Aunque a simple vista nos pueda parecer que los peces no son capaces de expresar diferentes estados anímicos, es amplia la comunidad científica que considera a los peces como seres ‘sintientes’, ya que existen pruebas, conseguidas a través de experimentos, que muestran que estos vertebrados son capaces de sentir dolor y sufrimiento.

Sin embargo, hay un espectro de científicos que son reacios a afirmar que los peces sienten dolor y algunos de ellos lo ‘justifican’ argumentado que estos vertebrados al no poseer córtex cerebral, sus funciones cognitivas son nulas[2]. Este razonamiento es contradictorio a la declaración del consenso científico de que las aves, aún a pesar de no poseer corteza cerebral (como los mamíferos), son ‘sintientes’[3]. Más aún, se considera que la negación de la ‘sentiencia’ de los peces, lleva al absurdo de que estos animales son incapaces de aprender[4].

Mejor suerte tienen las declaraciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, al considerar que, “no se puede excluir la posibilidad de que partes del cerebro distintas de la corteza cerebral hayan desarrollado la capacidad de generar estados emocionales en los peces”[5]. Y añade que, “experimentar estados emocionales no depende de la conciencia de nivel superior (como se encuentra en los seres humanos y posiblemente en algunas especies animales como los grandes simios), sino en formas más básicas de conciencia”[6].

Cabe señalar que, hay centenares de ejemplos que rebaten las afirmaciones sobre la inconsciencia de los peces[7], tales como el “uso de herramientas por los Wrasses, la caza cooperativa, el aprendizaje observacional de los tiburones limón, el masaje para aliviar el estrés en los Surgeonfish[8] . Además, existen peces que crean mapas mentales para poder navegar, reconocen a sus compañeros sociales, e incluso evitan acercarse a lugares donde anteriormente, se toparon con un depredador o fueron capturados por los anzuelos de los pescadores[9].

Con la siguiente ilustración del pez tigre (Hydrocynus vittatus), se evidencia la inteligencia, consciencia y habilidad de este vertebrado acuático para planificar una ‘emboscada’ a sus presas[10]. Sus dos métodos de caza son precisos: a) perseguir al pájaro cerca de la superficie y en el momento oportuno lanzarse sobre él para atraparlo y b) atacar verticalmente a la presa “desde al menos medio metro por debajo de la superficie”[11] .

Otro estudio más reciente, realizado por científicos de las Universidades de Oxford y Queensland, pone de manifiesto que los peces arqueros, (Toxotes jaculatrix), tienen la capacidad de reconocer con precisión un rostro humano entre distintas caras[12].

Se debe agregar, que las Cinco Libertades del bienestar animal son también aplicables al cuidado de los peces: estar libres de sed y hambre; estar libres de incomodidad; estar libres de dolor, lesiones y enfermedad; libertad de expresar un comportamiento normal; y estar libres de miedo y angustia[13]. Los cambios de comportamiento, en el forrajeo, natación, actividad ventilatoria, exploración, y las estereotipias (como nadar en espirales, natación muy rápida, entre otros), son utilizados como indicadores del bienestar de los peces[14].

Por último señalar que, los peces también experimentan estados mentales positivos, ya que éstos producen la hormona oxitocina (relacionada con el placer en los humanos), o su sustituta análoga, la isotocina[15].

ISSN: 2462-7518





* Doctoranda en Derecho Animal en la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Derecho Animal y Sociedad en la UAB (5ª Ed.). Prácticas en la Federation of Veterinarians of Europe (FVE-Bruselas). Investigadora y miembro del ICALP. Asesora legal. Colegiada en el ICAV. Editora asociada y responsable de secciones de la DA webCenter (www.derechoanimal.info). Formación y voluntariado como Guardian Ad Litem (Montana). Licenciada en Derecho en la Universidad de Valencia (2003).


[1] FAO. “El pescado fresco: su calidad y cambios de su calidad”. Depósito de documentos.
[1]2> Brown, Culum. “Fish pain: An inconvenient truth”. Animal Sentience Journal 2016.058: Brown Commentary II on Key on Fish Pain, pp.1-2.
[3] Balcombe, Jonathan. “Cognitive evidence of fish sentience”. Animal Sentience Journal 2016.008: Balcombe Commentary on Key on Fish Pain, pp.2.
[4] Brown. Op. cit. 2.
[5] Scientific Opinion of the Panel on Animal Health and Welfare on a request from European Commission on General approach to fish welfare and to the concept of sentience in fish. The EFSA Journal (2009) 954, 1-26, p. 11.
[6] Ibíd, pp. 12-13.
[7] Balcombe. Op. cit. 2.
[8] Ídem.
[9] Broom, Donald M. “Fish brains and behaviour indicate capacity for feeling pain”. Animal Sentience Journal 2016.010: Broom Commentary on Key on Fish Pain, p. 2. . Véase también, EFSA. Op. Cit., pp. 14 y 19.
[10] Balcome. Op. Cit. 1.
[11] Ídem.
[12] White, Jamle K. “Los peces pueden reconocer rostros humanos, dice un estudio”. CNN. Animales. 7 junio 2016.
[13] EFSA. Op. Cit., p. 6.
[14] Martins, Catarina I. M., et. al. (2011), “Behavioural indicators of welfare in farmed fish”. Fish Physiol Biochem (2012) 38:17–41, p. 3. DOI 10.1007/s10695-011-9518-8.
[15] EFSA. Op. Cit., p. 19.
Palabras clave
derecho, legislación, jurisprudencia, animal, peces

Comparte con