Sentencia AP Bilbao; infracción ordenanza municipal, perros sueltos

Comparte en