El bienestar animal sobre la mesa – La industria de los cerdos

Tipo de actividad
formación
Fecha


Los estudios realizados sobre el comportamiento de los cerdos, han permitido demostrar que estos son animales altamente sociales, suelen vivir en manada y mostrar gran fidelidad y cariño por sus congéneres más cercanos. Las hembras crean un vínculo muy estrecho con sus crías, cuando van a dar a luz, suelen alejarse de la manada durante el momento del parto para hacer un nido donde pueda mantenerlos aislados del frío y el peligro. Existen evidencias científicas que muestran que en condiciones naturales, los cerdos son altamente activos, pues pasan el 75% (1) del día hozando (removiendo la tierra con el hocico), buscando alimento y explorando su entorno.
Desde que el cerdo se convirtió en uno de los animales con mayor demanda para el consumo humano, la industria porcina ha ido pasando por alto estas costumbres tan arraigadas a su instinto, con procedimientos, en miras a aumentar la producción, que no han tenido en consideración el bienestar animal. La Hoja informativa del HSI de 2013(2), que trata sobre los impactos de la cría intensiva de Cerdos en el medio ambiente, la salud pública y la sociedad, afirma que actualmente, las granjas de cría intensiva son responsables de más de la mitad de la producción porcícola global, lo que ha derivado en el traslado de grandes cantidades de animales desde pastizales y terrenos al aire libre a espacios confinados sin pasto ni vegetación para pastar.

De igual manera, debido al estado de confinamiento en que son mantenidos los cerdos, así como a la imposibilidad de remover el suelo -que dejó de ser de tierra para ser de cemento-, los cerdos empezaron a desarrollar comportamientos lesivos para su salud como morder las colas de sus compañeros, causándose heridas y enfermedades. Para prevenir que esto ocurriera, la mayoría de las industrias recurrieron a prácticas como el corte de colas cuando apenas tienen unos meses de nacidos. Estas prácticas se realizan rutinariamente sin anestesia ni alivio posterior del dolor.

Otras conductas anormales como la estereotipia, es uno de los principales problemas de bienestar animal en granjas de cerdos. El término "estereotipia" hace referencia a cualquier secuencia de movimientos que sea repetitiva, invariable y sin función aparente, y es especialmente común (en porcentajes que varían del 20 al 100%) en cerdas de gestación que se encuentran atadas o en jaulas. La estereotipia más común en estas cerdas es la mordedura de las barras de la jaula, como respuesta al hambre crónica que experimentan en las épocas de gestación (3).

La Unión Europea cuenta con La Directiva 2008/120/EC, del Consejo Europeo de 2008, en el que se relatan las normas mínimas de protección de los cerdos, exigiendo a las industrias, entre otros muchos factores, que tengan acceso a luz con intensidad adecuada al menos 8 horas al día, ventilación suficiente, que habiten en un espacio limpio y seco donde se les permita el libre movimiento, incluyendo tenderse, descansar y levantarse sin dificultad, que sean alimentados al menos una vez por día en proporciones adecuadas a su edad y peso, disponiendo de condiciones ambientales para desarrollar sus conductas instintivas, como paja en el suelo para hozar.

Esta Directiva también es clara en la prohibición del corte de colas rutinario sin anestesia y analgesia prolongada, y exige la atención veterinaria inmediata de cerdos que presenten enfermedades o lesiones(4). De igual manera, señala que los Estados miembros deben velar por que todas las cerdas jóvenes o las cerdas en estado de gestación, reciban una cantidad suficiente de alimentos para calmar su hambre y satisfacer su necesidad de masticar(5).

Compassion in World Farming es una organización Británica, colaboradora del Máster en Derecho Animal y Sociedad de la UAB, que ha ganado grandes reconocimiento por su trabajo encaminado a acabar con las prácticas crueles con animales en los contextos de cría intensiva. En lo que respecta a cerdos, Compassion realizó en 2014 visitas a 45 criaderos en diferentes países de la unión europea como Italia, España, Chipre, Irlanda, Polonia y República Checa, permitiéndoles constatar que en cada una de ellas se estaban incumpliendo precisamente con las normas de bienestar y protección de los animales impuestas por esta Directiva 2008/120/EC y demás códigos y legislaciones internas de cada país.

Los investigadores que se acercaron a las granjas encontraron que los cerdos vivían en muy malas condiciones. Algunos cerdos fueron encontrados con arañazos y mordeduras, con las colas cortadas sin anestesia (incumpliendo con el numeral 8 de las Condiciones Generales del Capítulo 1, Anexo 1, de la Directiva 2008/120/EC), y hozando entre su propio excremento a falta de un lugar limpio para habitar y tenderse adecuadamente (en incumplimiento con el inciso 1 del numeral 3, Condiciones Generales, Capítulo 1, Anexo 1 de la Directiva). Uno de los investigadores que visitó una granja industrial en España, hace referencia a las condiciones de confinamiento en que eran mantenidos los cerdos, relatando: “Algunos estaban agachados en una esquina aislados de sus compañeros, pero no lograban escapar de la agresión. Otros, estaban caminando con abscesos del tamaño de un balón de fútbol colgando de sus cuerpo”(6).

Otros investigadores que ingresaron a las granjas de Irlanda encontraron cerdos enfermos en los corrales de atención veterinaria, que aparentemente habían sido abandonados en el lugar hasta que murieran. La presencia de cerdos mascando los cuerpos de otros cerdos muertos dentro de los corrales, y las canecas a la entrada de la granja llenas de cadáveres de cerdos de todas las edades, preocuparon a los visitantes de Compassion. Cabe mencionar, que el 75% de la carne de cerdo de este país es exportada, y que un 30% de esta es enviada a Inglaterra.

No cabe duda de que la gran demanda de carne de cerdo no solo en Europa sino también en otras partes del mundo como América Latina y Estados Unidos, ha hecho que la cría de cerdos se haya convertido en una de las industrias más intensivas, teniendo en cuenta además, que la garantía del costo más bajo para comercializadores y consumidores, ha llevado al extremo no solo las condiciones para los animales, sino también para los seres humanos que trabajan en las granjas, quienes se enfrentan a bajos salarios, pésimas condiciones laborales e incluso, deterioros en su salud física y mental a causa de presenciar el sufrimiento de los animales que hacen parte de esta cadena de producción en masa(7). Asimismo la Comisión Europea desde La Dirección General de Salud y Protección al Consumidor (DGSANCO)(8), ha hecho referencia a las condiciones en que viven los animales en las granjas y en consecuencia, ha dedicado importantes esfuerzos a comunicar a los consumidores sobre las opciones que tienen de elegir productos que incluyan políticas de bienestar animal en su fabricación.

Así pues, es posible destacar el trabajo de estas y otras organizaciones que han hecho presión política y social para que acaben o mejoren las condiciones en que son tratados y mantenidos los cerdos en las industrias alrededor del mundo. Sin embargo, la herramienta de transformación más grande la tenemos todos y cada uno de nosotros, tres veces al día. ¡El bienestar animal este puesto sobre la mesa y tú eres el encargado de ponerlo en acción! Por eso, hoy compartimos una receta de seitán con cebollas caramelizadas, que se convierte en el acompañante perfecto de cualquier comida por su suavidad y delicioso sabor!

Ingredientes para dos personas:

  • Un paquete de seitán

  • Una cebolla blanca mediana

  • Dos cucharadas de azúcar de caña (panela)

  • Una pizca de sal

  • Una pizca de pimienta

  • Aceite de oliva o aceite de coco

  • Verduras al gusto para acompañar.


Preparación:

  1. Cortar las cebollas en rodajas finas y poner en un sartén con un poco de aceite de coco o aceite de oliva por 3 minutos. Luego agregar el azúcar de caña, la sal y la pimienta y dejar a fuego.

  2. Agregar el seitan cortado en trozos y dejar a fuego lento con las cebollas hasta que estas tomen un color marron.

  3. Retirar del fuego y servir acompañado de verduras (opcional). Nuestra receta lleva una ensalada de canónigos, tomates pera, brotes de alfalfa y pimientos verdes.

  4. Disfrutar!


Maria Isabel Aristizabal Bustamante


Referencias:
DIRECTIVA DEL CONSEJO de 19 de noviembre de 1991 relativa a las normas mínimas para la protección de cerdos (91/630/CEE). Consultado el 14 de Abril de 2015.
Humane and Society International: Hoja informativa del HSI, Impactos de la cría intensiva de Cerdos en el medio ambiente, la salud pública y la sociedad (2013). Consultado el 14 de Abril de 2015.
Food and Agriculture Organization of the United Nations. 2009. The state of food and agriculture: livestock in the balance (Rome, Italy: FAO, p. 27). Consultado el 14 de Abril de 2015.
https://www.ciwf.org.uk/our-campaigns/investigations/pig-investigations/spanish-pigs-investigation/

1- Stolba A. and Woodgush D.G.M., 1989, The behaviour of pigs in a semi-natural environment, Animal Protection 48: pp. 419-425, in Peterson S., 2012, European Legislation on the Welfare of Farmed Animals, CIWF, p. 8.
2- Humane and Society International: Hoja informativa del HSI, Impactos de la cría intensiva de Cerdos en el medio ambiente, la salud pública y la sociedad (2013). Consultado el 14 de Abril de 2015.
3- MANTECA, Xavier. Bienestar animal. Anaporc, 1999, vol. 188, p. 87-97.
4- Directiva 2008/120/EC. Anexo 1, Capitulo 1, Condiciones Generales.
5- Directiva 2008/120/EC. Artículo 7, Numeral 7.
6- (The eyewitness account of an investigator, Compassion in World Farming Undercover in Spanish Pig Farm, 2014).
7- Hoja informativa del HSI, Impactos de la cría intensiva de Cerdos en el medio ambiente, la salud pública y la sociedad.
8- Dirección General de Salud y Protección al Consumidor (DGSANCO)

Comparte en