El bienestar animal sobre la mesa

Tipo de actividad
formación
Fecha

La web de Derecho Animal presenta una nueva rubrica mensual denominada “El bienestar animal sobre la mesa” que propondrá temáticas de bienestar animal y ética de los consumos conectadas con los alimentos que cada día se encuentran sobre nuestras mesas y ofrecerá alternativas para preparer algunas comidas sin crueldad animal. Autoras de la rubrica serán dos actuales alumnas del Master en Derecho Animal y Sociedad: Maria Isabel Aristizabal Bustamante y Chiara Bellone de Grecis.

Maria Isabel Aristizabal Bustamante es psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, con énfasis en formación política y ciudadana y psicología social. Es Coordinadora de Proyectos Sociales y Medioambientales de la empresa de Productos Naturales Fitoterapéuticos Aral Thel en Armenia (Quindío, Colombia). Por ultimo es coordinadora de Amar es Más, una pequeña protectora colombiana que se encarga de rescatar perros y gatos en situación de calle. De igual manera enfoca sus esfuerzos en dar a conocer  la comunidad los contextos en que los animales son explotados, ofreciendo alternativas simples para cambiar hábitos cotidianos que contribuyan a disminuir ese sufrimiento. 

 Chaira Bellone De Grecis tiene una licenciatura en Ciencias Políticas y una maestría en Relaciones Internacionales, de la LUISS Guido Carli Universidad de Roma. Está muy intrested en tematicas de derecho y bienestar y ha presentado su tesis de master sobre Ética y Derechos de los Animales, con un enfoque en los animals salvajes en cautiverio.


La industria lechera y las alternativas vegetales: receta de pudin de arroz y leche vegetal


La producción de lácteos es una de las industrias que más sufrimiento animal causa alrededor del mundo. Diversos colectivos de protección animal y otros organismos ya se han encargado de dar a conocer las lamentables condiciones en que viven los animales en las granjas e industrias lecheras. Aunque parezca increíble, el queso, el yogurt, la leche y los demás productos lácteos que llegan a nuestra mesa, se encuentran muy lejos de ser extraídos de las “vacas felices” que las industrias nos han hecho creer que existen.

Animals’ Angels, es una organización de protección animal que se especializa en la inspección del transporte de animales de granja y que ha logrado plasmar, entre otros asuntos, el diario vivir de las vacas de la industria lechera de Alemania, la más grande la Unión Europea. En su experiencia de más de 15 años, han logrado constatar que “para asegurarse que las vacas produzcan la máxima cantidad de leche posible, son inseminadas artificialmente una y otra vez para lograr que den a luz a terneros uno seguido de otro”. Adicionalmente, los terneros son aislados de sus madres inmediatamente nacen, para (dependiendo del sexo), ser criadas como otra vaca lechera o ser enviados al matadero.

Durante el tiempo que permanecen en los establos, las vacas pasan entre 16 y 20 horas sin ser ordeñadas (aun sabiendo que la reglamentación dicta un máximo de 12 horas) para aumentar su producción de leche a 30 litros diarios. Esto causa un gran dolor a los animales, generándoles infecciones, mastitis y otro tipo de enfermedades. Adicionalmente, cuentan con poco espacio para acostarse, y acaban presentando lesiones que no son tratadas a tiempo y que dificultan su movilidad.

Algunos establos ni siquiera tienen acceso a la luz solar y muchas de las vacas que allí viven, pasan toda su vida atadas a un mismo lugar. Tendemos a pensar que las vacas de la industria lechera no mueren y que podríamos por este hecho justificar nuestro consumo de lácteos, sin embargo, más del 40% de las vacas de ésta industria, son enviadas al matadero cada año. Las demás permanecen siendo explotadas por el resto de sus vidas en los establos.

Es importante tener en cuenta, que adicionalmente numerosos estudios aseguran que el consumo de leche es, en gran parte, el responsable de los daños en el ambiente intestinal, la inflamación de mucosas y el aumento de reacciones alérgicas en seres humanos (Hiromi Shinya, 2014). La Organización Mundial de la Salud (OMS), también se ha pronunciado ya respecto a los perjuicios que trae para el cuerpo humano el consumo excesivo de productos lácteos, no solo por su alto contenido de toxinas, sino también por su poca cantidad de hierro y su cuestionable aporte de calcio para el ser humano en edades tempranas.

Las opciones alternativas a la leche de vaca son infinitas y deliciosas. Es posible ahora encontrar diversos tipos de leches vegetales en los supermercados, con diferentes precios y sabores de los cuales elegir. Si de proteína se trata, es importante saber que la leche de soja tiene un alto contenido proteico, que acompañado de una alimentación rica en alimentos como las legumbres, el maní, el seitán y el tofu, entre otros, generan muy buenos efectos al organismo. Leches de avellanas, sésamo, almendras y otras nueces, tienen un alto contenido en calcio y grasas benéficas de origen vegetal que ayudan al mejor funcionamiento del intestino y por tanto contribuyen a una piel más sana.

Con tanta variedad, las recetas y combinaciones en la nueva cocina son infinitas y por eso, nos complacemos de enseñaros una nueva receta para un buen postre:

PUDIN DE ARROZ Y LECHE VEGETAL

Receta:

Ingredientes:
1 taza de arroz integral
2 tazas de agua
1 ½ taza de leche vegetal (arroz, avena, almendras, soja)
1 rama de canela o 1 cucharada de canela en polvo
1 pizca de sal
La ralladura de una cáscara de limón
2 cucharadas de azúcar de caña en polvo
½ cucharadita de esencia de vainilla
Pasas y nueces troceadas para decorar y acompañar (opcional)

Preparación:

  1. Poner el arroz integral en una olla a tostar por 3 minutos. Luego adicionar el agua, la rama de canela o la canela en polvo, la pisca de sal y las dos cucharadas de azúcar de caña hasta que hierva el agua. Una vez hierva el agua, bajar a fuego lento hasta que el arroz absorba toda el agua.

  2. Añadir la leche vegetal, la ralladura de limón, y la esencia de vainilla y revolver a fuego muy lento hasta que el arroz obtienga una contextura cremosa. Si es necesario, añadir un poco más de leche vegetal.

  3. Bajar del fuego y servir caliente. Decorar por encima con nueces troceadas y pasas (opcional).

Maria Isabel Aristizabal Bustamante



Comparte en